El paso de Santa Sofía a mezquita “preocupa” al Kaiciid, financiado por Riad

18 de julio de 2020
El paso de Santa Sofía a mezquita “preocupa” al Kaiciid, financiado por Riad

Viena, 18 jul (EFE).- – El Centro de Diálogo Interreligioso e Intercultural Rey Abdullah Bin Abdulaziz (Kaiciid) ha expresado su preocupación por la reciente reconversión de la antigua basílica de Santa Sofía en mezquita, al considerar que ese paso amenaza con debilitar los esfuerzos internacionales para evitar el uso de la religión como “catalizador de la división”.

En un comunicado publicado hoy en su web, la junta directiva del Kaiciid -integrada por representantes del islam, cristianismo, judaísmo, budismo e hinduismo- dice hacerse “eco de las preocupaciones” expresadas ya por la UNESCO tras la decisión de Turquía de usar Santa Sofía como templo del islam.

“La Junta también considera que el estatus único de Santa Sofía (que desde 1934 y hasta ahora ha sido un museo) ha representado durante el último siglo un faro universal de consenso interreligioso basado en principios comunes de diálogo, respeto mutuo y paz”, indica la nota.

Con la decisión turca se corre el riesgo de “devaluar los esfuerzos de los dirigentes religiosos” y otras autoridades “para evitar que la religión se utilice como catalizador de la división”, añade.

“La junta exhorta a todas las partes a alcanzar una solución aceptable que permita que Santa Sofía conserve su importancia histórica y cultural mundial, y siga sirviendo de testimonio de tantos valores compartidos en nuestras tradiciones religiosas”, concluye el breve comunicado.

La antigua basílica del siglo VI fue convertida en mezquita tras la conquista otomana de Constantinopla en 1453 y mantuvo esta función hasta 1934, cuando una decisión ministerial durante el mandato de Mustafá Kemal Atatürk -fundador y primer presidente de la República de Turquía- la convirtió en museo dependiente del ministerio de Cultura turco.

Tras decidir que volverá a funcionar como mezquita, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, traspasó hace una semana la titularidad del edificio al Diyanet, el organismo que gestiona todas las mezquitas de Turquía, y anunció que la abrirá al culto el próximo 24 de julio.

El Gobierno turco ha asegurado que Santa Sofía, el monumento turístico más importante de Turquía, seguirá abierta al turismo local y extranjero, con entrada gratuita.

El Kaiciid, fundado en 2011 e inaugurado un año más tarde por los gobiernos de España, Austria y Arabia Saudí, con el Vaticano como país observador, busca fomentar el diálogo entre las principales religiones del mundo.

El centro, financiado por completo por Riad, tiene previsto trasladar a Suiza su sede, que desde su fundación está en un histórico edificio en el centro de Viena. EFE

wr/fpa