El Líbano reestructurará las entidades financieras por la crisis

17 de julio de 2020
El Líbano reestructurará las entidades financieras por la crisis

Beirut, 17 jul (EFE).- El Banco Central libanés estableció este jueves un comité para la reestructuración de entidades bancarias así como para estudiar su comportamiento, un paso tomado por la institución para buscar una salida a la peor crisis económica que atraviesa el país en décadas y en medio de negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI).
El comité de reestructuración del sector bancario, formado por seis miembros, será el encargado de estudiar la reestructuración de las entidades y el comportamiento financiero, así como de proponer las medidas necesarias para preservar la solvencia económica del sector, anunció este jueves en un comunicado el Banco Central.
La formación del comité se produce en medio de presiones del Gobierno para que el Banco Central actúe después de que los bancos hayan congelado las cuentas bancarias en dólares de los clientes desde el año pasado, solo dejando retirar dinero moneda local.
El pasado marzo el nuevo gobierno libanés, encabezado por el primer ministro Hasan Diab, se declaró en suspensión de pagos de su deuda externa al no poder cumplir con un vencimiento de 1.200 millones de dólares en eurobonos.
Desde 1997, el Banco Central mantiene el tipo de cambio oficial con el dólar en 1507,5 libras, pero en la actualidad hay hasta cinco tipos de cambio en el país, destacando el del mercado negro ilegal, que ha superado las 9.000 libras frente al dólar, lo que supone una pérdida de valor de la moneda de más del 80%.
Esto ha provocado que, según el FMI, la inflación haya alcanzando este año el 17 % respecto al 2,9 % del año anterior, además de que se duplique el precio de algunos productos de la cesta de la compra.
Entretanto, las conversaciones entre el Gobierno y el FMI continúan estancadas para negociar una ayuda económica para salir de la crisis, después de que dos miembros del equipo negociador libanés dimitieran el mes pasado por no querer ser “partícipes del colapso” del país. EFE
amo-ijm/jlp/mgm