El corto “Amalimbo” fue presentado en Venecia

6 de septiembre de 2016
El corto “Amalimbo” fue presentado en Venecia

El argentino Juan Pablo Libossart ha cumplido su sueño de estar en la Mostra de Venecia con su primer cortometraje, “Amalimbo”, una mezcla de animación y poesía que reflexiona sobre la muerte con música de tango como fondo.

Libossart llegó a Suecia hace quince años siguiendo a su esposa, a la que conoció en su Mendoza natal, y ha trabajado principalmente como productor siempre con el sueño de saltar a la dirección, lo que ha conseguido con “Amalimbo”, una producción estonio-sueca con la que compite en la sección Horizontes.

Un trabajo en el que quería jugar con un tema que siempre ha estado muy presente en su vida, el de la muerte, explica en una entrevista a Efe,

“Cuando nació mi primer hijo, Mateo, me tuve que enfrentar a la espantosa posibilidad de que se muriera y eso me hizo empezar a trabajar en la idea que acabó en ‘Amalimbo’, pero desde el otro lado, el del hijo que pierde al padre”, indica.

“Amalimbo” cuenta la historia de Tipuana, una niña de cinco años que llega al limbo en un viaje desesperado para reunirse con su padre, recientemente fallecido.

Una historia que decidió contar con animación porque es una técnica que siempre le ha gustado y porque produjo un documental parcialmente animado que le hizo ver que era el medio adecuado para su proyecto.

Había participado previamente en talleres de animación y, además, es el lenguaje en el que se siente más cómodo, así que ha decidido que sus próximos proyectos también serán animados.

Reconoce “mucha influencia de pintores y animadores” que admira, y cita “Fantasía 2000” (1999), una actualización del clásico de Disney, o el corto “Rhapsody in Blue” con música de jazz y de George Gershwin, como algunas de sus inspiraciones.

EFE