El Ballet de Corea llega a Bogotá con la tradición por bandera

6 de julio de 2019
El Ballet de Corea llega a Bogotá con la tradición por bandera

Bogotá, 6 jul (EFE).- El Ballet Folclórico de Corea-Pequeños Ángeles llega este viernes a Bogotá con una colorida puesta en escena y la intención de su directora, Julia Moon, de representar los bailes y cantos de la vida rural coreana con ritmos que recrean leyendas típicas de ese país.

Por tres noches, de viernes a domingo, el Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo será el escenario en que el ballet coreano presentará lo mejor del baile en su país como la danza de los abanicos, la danza del guerrero o la danza del tambor.

“Se van a presentar danzas diferentes, lo bello del ballet de los Pequeños Ángeles es no solo la gran historia que cuenta sino los diferentes aspectos culturales interpretados mediante el canto y el baile, esto lo aleja del ballet convencional”, explicó Moon a Efe.

Durante 57 años la compañía Pequeños Ángeles ha sido representante de la cultura coreana en el mundo, los “ángeles de paz” como son llamados los 35 integrantes del espectáculo, recibieron reconocimientos y premios por parte del Gobierno de Corea.

Asimismo, la compañía define a sus bailarines como “brillantes”, ya que su coordinación es total y su edad promedio es de diez años.

Según Moon, cada bailarín presenta sus pruebas y va ascendiendo de grado hasta graduarse.

Todos los años hay audiciones en las distintas ciudades de Corea para seleccionar los mejores bailarines, ellos deben contar con dos años de entrenamiento antes de tener su primera presentación.

Para la directora del ballet, lo mejor que tiene la compañía es la inocencia y el encanto de ser pequeño y el profesionalismo que ellos tienen.

La combinación de disciplinas como el canto y la danza interpretada por los niños es lo que hace que la audiencia esté siempre interesada, en opinión de Moon.

El ballet Pequeños Ángeles se ha presentado en más de 6.000 escenarios tanto nacionales como internacionales, con un repertorio de canciones tradicionales que cuentan fueron compuestas hace cerca de 2.000 años.

Por dos horas, los espectadores podrán disfrutar de la gracia y la armonía de las piezas clásicas asiáticas. EFE

jfa/gdl/eat