Duterte busca reanudar proceso de paz con la guerrilla comunista de Filipinas

6 de diciembre de 2019
Duterte busca reanudar proceso de paz con la guerrilla comunista de Filipinas

Manila, 6 dic (EFE).- El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, está dispuesto a reabrir el proceso de paz con el ilegal Partido Comunista y su brazo armado, la guerrilla del Nuevo Ejército del Pueblo (NEP), después de disolver su equipo negociador el pasado marzo.
El presidente anunció que enviará al que fue el negociador jefe del gobierno, el secretario de Trabajo, Silvestre Bello, a hablar con el fundador del Partido Comunista (PC), Joma Sison, que vive autoexiliado en Holanda desde hace tres décadas junto con otros líderes de la formación.
“Esta es la primera vez que lo revelo, voy a enviar al Secretario Bello allí a hablar con ellos”, afirmó el mandatario anoche en una reunión informativa en la región de Bicol, cuya transcripción se divulgó hoy a los medios.
Duterte llegó al poder en 2016 con la promesa de reabrir el diálogo con los comunistas, impulsó la negociación en Oslo e incluso se logró un alto el fuego pero el proceso se frenó en junio de 2018 tras numerosos altibajos.
El mandatario decidió entonces “pausar temporalmente” los encuentros para revisar todos los acuerdos firmados por anteriores administraciones, decisión que molestó a los comunistas, que renunciaron a cualquier proceso de paz con el “régimen de Duterte”.
Tras meses de escalada de la confrontación armada, Duterte anunció en marzo el fin definitivo del proceso de paz con los comunistas y disolvió el equipo negociador que encabezaba Bello.
“Tres veces hemos tratado de hablar con ellos y siempre ha fallado. Pero no puedo parar, no puedo decir que no quiero hablar con ellos, eso no es una declaración que deba hacer un presidente”, argumentó Duterte.
“Ésta es la última oportunidad. Mi tiempo se acaba”, advirtió el mandatario al Frente Democrático Nacional, la coalición de partidos de izquierda, incluido el PC, que negocia con el gobierno en nombre de la insurgencia.
Además de instar al Ejército a aniquilar antes del fin de 2019 el NEP -la guerrilla comunista más antigua de Asia-, Duterte ha iniciado el proceso legal para declararlo grupo terrorista, como ya hicieron EEUU o la Unión Europea.
El NEP, que celebró su 50 aniversario el pasado 29 de marzo, cuenta con unos 3.900 combatientes regulares -llegó a tener 26.000 en su apogeo en los años ochenta- librando un conflicto que ha causado más de 43.000 muertes en cinco décadas. EFE
sga/jcp/jsg