Duterte acusa a feministas de privarle del derecho a la libertad de expresión

12 marzo, 2019
Duterte acusa a feministas de privarle del derecho a la libertad de expresión

Manila, 12 mar (EFE).- El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, acusó a organizaciones feministas de privarle de su “derecho a la libertad de expresión” por criticar sus comentarios y chistes sobre mujeres, considerados misóginos y sexistas.

“Ustedes mujeres, quieren privarme de mi libertad de expresión. Critican cada frase que digo, pero es mi derecho a expresarme. Incluso aunque sea el presidente, antes soy un ciudadano filipino más”, indicó el mandatario anoche en un acto en Manila.

El mandatario participaba en un evento que homenajeaba a mujeres destacadas en la aplicación de la ley y seguridad nacional, por lo que la audiencia estaba formada principalmente por mujeres de la Policía y las Fuerzas Armadas.

Duterte, conocido por sus salidas de tono y afirmaciones polémicas, señaló que sus comentarios sobre mujeres buscan “llevar al límite de la desesperación” a las activistas feministas, a las que se refirió como “locas”.

El presidente, de 73 años, respondía así a las masivas manifestaciones del pasado viernes, Día Internacional de la Mujer, en varias ciudades del país, en las que colectivos feministas protestaron contra las políticas “macho-fascistas” de Duterte, a quien tildaron de “misógino”.

El gobernante ha despertado la indignación de colectivos femeninos por sus palabras machistas en varias ocasiones, como cuando afirmó que los hombres están más capacitados para ocupar puestos de poder, animó a militares a disparar en la vagina de guerrilleras comunistas y ofreció 42 vírgenes a cada turista que visitara Filipinas.

También frivolizó sobre el aumento de los casos de violación en Davao, argumentando que se debía a que en esa ciudad “hay muchas mujeres bonitas”, y bromeó con el caso de una monja australiana violada y asesinada en esa ciudad en 1989.

“El alcalde debería haber sido el primero. Era muy linda”, comentó entre risas durante la campaña presidencial sobre ese episodio ocurrido cuando él gobernaba esa ciudad.

El caso más sonado fue cuando en junio del año pasado forzó la situación para besar en los labios a una mujer en un acto público con la comunidad filipina de Seúl, lo que desató numerosas críticas e incluso multitudinarias manifestaciones de colectivos feministas. EFE

sga/jcp/jsm