Desafían a Washington con misiles y sanciones

5 de febrero de 2017
Desafían a Washington con misiles y sanciones

La República Islámica de Irán plantó cara a las políticas de Estados Unidos con la realización de maniobras militares, que incluyen las controvertidas pruebas de misiles, y con la imposición recíproca de sanciones.

La retórica beligerante de ambas partes no ha hecho más que escalar desde que Irán efectuó un ensayo con un misil balístico el domingo pasado, una acción considerada inaceptable por Washington.

La respuesta de Estados Unidos llegó el viernes con la imposición de sanciones a 13 personas y a 12 entidades relacionadas con el programa de misiles balísticos de Teherán, que Washington tildó de amenaza para la región y el mundo.

Las autoridades iraníes no se quedaron calladas ante esta acción. La Cancillería anunció restricciones legales a individuos y entidades estadounidenses implicadas en la financiación y apoyo a grupos extremistas en la región.

La Fuerza Aeroespacial del cuerpo de elite de los Guardianes de la Revolución comenzó una serie de ejercicios militares con el objetivo de mostrar la capacidad y preparación de Irán para actuar contra cualquier amenaza y desestimar las sanciones.

Las maniobras se realizan en un área de 35.000 kilómetros cuadrados en la provincia de Semnan, en el noreste del país.

Según un comunicado publicado por los Guardianes de la Revolución en su página Sepah News, los simulacros abarcan tres tipos de sistemas de misiles, entre ellos Sevon Jordad y Sayad 2.

“Si el enemigo comete un error, nuestros misiles caerán encima de él”, advirtió el general Amir Alí Hajizadeh, comandante de la división aeroespacial de los Guardianes de la Revolución. Pese a esta tensión, el canciller iraní, Mohamad Javad Zarif, afirmó el viernes pasado que su país acarrearía jamás una guerra.

Irán insiste en que su sistema de misiles solo tiene fines defensivos.