Demosisto, el partido pro autodeterminación del líder de protestas Hong Kong

11 de abril de 2016
Demosisto, el partido pro autodeterminación del líder de protestas Hong Kong

Isabel Fueyo

Hong Kong, 11 abr (EFE).- Joshua Wong, uno de los líderes de las protestas democráticas de Hong Kong de finales de 2014, conocidas como la “Revolución de los Paraguas”, volvió a desafiar hoy al Gobierno chino al lanzar Demosisto, un nuevo partido político con el que pretende “abrir el proceso de autodeterminación” para la ciudad.
Nathan Law, otro de los líderes estudiantiles de las protestas, y presidente de esta nueva formación política, dijo por su parte que esta nueva opción pretende dejar en manos de los ciudadanos la opción para definir “la autonomía política de la ciudad respecto a China, sin descartar la búsqueda de la independencia”.

Desde la organización de estudiantes de secundaria Scholarism, Wong fue quien incitó las mayores protestas contra la reforma electoral propuesta por el Gobierno chino para Hong Kong, que comenzaron en septiembre de 2014 -cuando él tenía solo 17 años- y se prolongaron más de dos meses.

Y ahora su principal objetivo es dejar “a los ciudadanos de Hong Kong la capacidad de decidir su destino político y su gobierno, en vez de dejarlo en manos del Partido Comunista”.

Demosisto -“estar de pie por la democracia popular”-, un término derivado del griego (“demo” por pueblo) y el latín (“sisto” por en pie), es el nombre acuñado para la nueva agrupación con la que Wong y otros de los líderes de las históricas protestas de Hong Kong buscan irrumpir en el espectro político de la ciudad en las elecciones al Parlamento regional que se celebrarán el próximo mes de septiembre.

La presentación de Wong en el panorama político, que a nivel personal será más simbólica que efectiva ya que al ser menor de 21 años no puede optar a ocupar asiento en el Parlamento hongkonés, estuvo hoy arropada por figuras destacadas del movimiento democrático reivindicativo de Hong Kong.

Entre ellos figuraban el abogado e instigador del movimiento Occupy Central, Benny Tai, y el que fuera líder de la Federación de Estudiantes de Hong Kong, Alex Chow, organizaciones que, junto a Scholarism, lideraron la sentada popular en las calles de la ciudad a finales de 2014.

Tras el fracasado intento de instaurar en Hong Kong un sufragio universal sin restricciones para la elección de su jefe de gobierno, que incitó la “revolución de los paraguas”, Demosisto nace como una opción popular no violenta que busca dejar en manos de los ciudadanos el futuro de Hong Kong.

Así lo propuso la organización al señalar que dicho debate popular podría abarcar como punto final la independencia para Hong Kong a partir de 2047, cuando culmina el acuerdo alcanzado entre Inglaterra y China firmado en 1997 durante la cesión de la excolonia británica a la potencia asiática.

“No es nuestro objetivo final, pero sí queremos que sean los ciudadanos quienes decidan si quieren ser independientes o no”, afirmó Wong en el acto de presentación del nuevo partido, que tuvo una multitudinaria asistencia de público y periodistas.

La aparición de Demosisto en el espectro político de Hong Kong aviva el acalorado debate sobre las relaciones entre la ciudad y China, reabierto hace más de una semana cuando otros grupos locales anunciaron la creación de una alianza con la que aspiran a llegar al Parlamento hongkonés en septiembre con la autodeterminación e independencia como eje de su planteamiento.

Esta alianza, que estaría canalizada a través de la formación política Youngspiration, surgida a raíz de las protestas de 2014, incluye en su programa el establecimiento de una “República Hong Kong” independiente y libre y la abolición de la Ley Fundamental (el equivalente a la Constitución de Hong Kong.

El anuncio de Youngspiration fue criticado tajantemente por Pekín, cuyo departamento para asuntos de Hong Kong ha reiterado que que su establecimiento viola la Constitución nacional y la Ley Fundamental, además de ser una amenaza para la seguridad nacional.

La oficina de Asuntos de Hong Kong y Macao del Consejo de Estado (Gobierno) de China emitió un comunicado a través de la agencia oficial Xinhua en la que advirtió de que “la acción de establecer una organización proindependencia por un muy pequeño grupo de personas en Hong Kong perjudica a la soberanía y la seguridad del país”.

Además, “pone en peligro la prosperidad y estabilidad de Hong Kong, y es una grave violación de la constitución del país, la Ley Básica de Hong Kong y las leyes vigentes al respecto”, afirmó.