Cuán preparada está Latinoamérica para la evolución del Internet móvil

12 de agosto de 2016
Cuán preparada está Latinoamérica para la evolución del Internet móvil

A pesar de que las tasas de crecimiento son positivas, la brecha de conectividad con otros países sigue siendo considerable. Conozca los factores que están contribuyendo a mejorar esta situación y que nos prepararán para la venida del 5G.

Podemos hablar una buena y una mala noticia respecto a la situación del 4G LTE en América Latina. La buena es que se mantiene creciendo a buen ritmo; la mala, la brecha con mercados más desarrollados aún es muy grande.

Según cifras que entregó 5G Americas, Uruguay -con el 75% de penetración de este tipo de líneas- se ubica ampliamente en el primer lugar regional. Chile por su parte, país que le sigue con el 20% de la población haciendo uso de esta tecnología, posee el título de ser el primero en incluir el LTE Advanced, una red o servicio evolucionado o más robusto.

José Otero, Director de 5G Americas para América Latina y el Caribe considera que vivimos un crecimiento saludable, impulsado esencialmente por la expansión de la cobertura y la reducción en el precio de teléfonos compatibles.

En conversación con AETecno, el directivo se refiere a los factores que impulsarán la masificación de esta tecnología, entre los cuales contamos las regulación de los gobiernos, la inversión de privados y la infraestructura, entre otros.

Lo que está claro, es que cada país vive una realidad diferente donde uno de estos factores cobra mayor o menor fuerza. Por ejemplo, a nivel de infraestructura se necesitará bastante fibra óptica, ya que las velocidades de las que hablamos varían entre los 100 Mbps y 200 Mbps. “Cuando veamos LTE Advanced en alguno de los grandes países, vas a ver que esa cobertura estará limitada a ciertas localidades urbanas donde sí tienen la fibra, pero en zonas rurales no las veremos a corto ni mediano plazo”, comenta Otero.

El directivo de 5G Americas agrega: “En otros lados pasa que no hay espectro suficiente. LTE Advanced permite hacer carrier aggregation, donde se utilizan distintos bloques de espectro para con las franjas hacer un bloque más ampĺio y poder pasar la capacidad de forma rápida. Si no tienes espectro, no lo puedes hacer. Ese es un gran desafío que vemos en más de la mitad de la región”.

Finalmente, otro componente que explica el retraso generalizado de América Latina es, en algunos casos, la importación de teléfonos adaptados para recepcionar esta red, donde el aumento de los impuestos ha impedido que se masifique entre los usuarios, lo cual crea una barrera importante al respecto.

Con este panorama, consultamos con Fabio Medina, vicepresidente para América Latina de Ciena, empresa de equipos de telecomunicaciones y especialista en redes,  quien ha sido testigo de los cambios que se han precipitado en las telecomunicaciones en Latinoamérica, desde las primeras incursiones de la banda ancha para el próximo inicio de 5G.