CSIC impulsa el Centro Internacional de Neurociencias como referente mundial

21 de febrero de 2020
CSIC impulsa el Centro Internacional de Neurociencias como referente mundial

Madrid, 21 feb (EFE).- El español Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) va a impulsar la construcción del Centro Internacional de Neurociencias y aspira a convertilo en un referente internacional que sea clave en el futuro para afrontar problemas relacionados con las enfermedades neurodegenerativas o las adiciones.
Esta centro de investigación quedará ubicado en el Centro de Investigaciones Interdisciplinarias que el CSIC construyó en Alcalá de Henares (Madrid), un complejo tecnológico y científico que albergará además el Instituto Cajal, en el que desempeñan su labor más de doscientos investigadores y que este año cumple cien años.
Lo anunció este jueves la presidenta del CSIC, Rosa Menéndez, durante la inauguración de los actos que se van a suceder para conmemorar el centenario de este Instituto, que comenzaron con la entrega del Diploma Cajal al neurobiólogo español Rafael Yuste, catedrático en la Universidad de Columbia (Estados Unidos) e impulsor de uno de los proyectos científicos más ambiciosos del mundo: la iniciativa estadounidense “Brain”.
Rosa Menéndez se refirió a Santiago Ramón y Cajal como el científico español de más impacto del siglo XX, y recordó que el Instituto que lleva su nombre es el más antiguo de España y una de las instituciones científicas con más edad del mundo.
La neurociencia es una de las áreas más dinámicas de la ciencia a nivel mundial, subrayó la responsable del CSIC, quien ha incidido en que desentrañar el funcionamiento del cerebro humano es uno de los principales desafíos científicos del siglo XX.
“Cajal me cambió la vida”; así comenzó su intervención el catedrático Rafael Yuste, uno de los principales impulsores y co-director del proyecto “Brain” dotado con unos 6000 millones de dólares (5560 millones de euros).
El proyecto arrancó en 2013 con el Gobierno de Barak Obama y en los próximos años espera contar con la fotografía dinámica (un mapeo) más completa que jamás se hizo del cerebro, una iniciativa que se comparó con el proyecto Genoma Humano que condujo a la descodificación del mapa genético humano.
El proyecto liderado por Yuste involucra a varias administraciones públicas estadounidenses y a unos quinientos laboratorios de todo el mundo, pero también a grandes empresas farmacéuticas como Glaxo o los gigantes tecnológicos Google o Facebook.
El neurobiólogo español, citado por la revista Nature como uno de los científicos más influyentes del mundo, pronunció una conferencia titulada “Buscando la ruta con nuevos métodos en las selvas impenetrables de Cajal”, con la que se ha inaugurado las celebraciones del centenario del Instituto Cajal, la institución académica y científica que vertebra la investigación en neurobiología en España.
El Instituto alberga el legado de Santiago Ramón y Cajal e incluye las célebres ilustraciones del Nobel, que fueron pioneras del sistema nervioso y todas las pertenencias científicas y personales que el investigador quiso que se conservaran en este centro tras su muerte.
Durante el acto que se celebró hoy en la sede central del CSIC se han repasado los hitos principales de este Instituto, desde los primeros descubrimientos de Ramón y Cajal hasta las colaboraciones con la NASA, pero sus responsables incidieron en los desafíos y retos que afrontan las neurociencias y que van a involucrar al Instituto en el futuro.
Entre esos retos, los científicos del Instituto Cajal tratan de identificar los biomarcadores funcionales que intervienen en las enfermedades neurodegenerativas, identificar también los determinantes genéticos, o conocer cómo actúa la microbiota intestinal con el sistema inmune y cómo impacta en el sistema nervioso.
Investigadores y responsables del Instituto destacaron además la importancia de estudiar terapias robóticas en pacientes con alteraciones neurológicas, y de determinar también cómo los hábitos de vida saludales y cambios moleculares o celulares influyen en el sistema nervioso. EFE
rc/icn