Coppola y Valentino desvelan su “Traviata” a celebridades del cine y la moda

26 de mayo de 2016
Coppola y Valentino desvelan su “Traviata” a celebridades del cine y la moda

Javier Alonso

Roma, 26 may (EFE).- La cineasta estadounidense Sofia Coppola y el diseñador italiano Valentino desvelaron en Roma su versión de la ópera de Verdi “La Traviata” a numerosas celebridades del mundo del cine y la moda que la vieron así antes de su estreno oficial.

La invitación se tituló “Valentino por la Ópera de Roma” y a ella respondieron actrices como Monica Belucci o Keira Knightley, la diseñadora Diane de Furstenberg, las exmodelos Antonia Dell’Atte y Nati Abascal o la celebridad estadounidense Kim Kardashian, acompañada de su marido, el rapero Kanye West.

El príncipe Pablo de Grecia y su esposa, Marie-Chantal Miller, el director de cine Francis Ford Coppola, padre de la realizadora de esta nueva producción de “La Traviata”, la actriz británica Liz Hurley o las italianas Ornella Muti y Stefania Sandrelli fueron otros de los selectos invitados al pre-estreno.

El desfile de celebridades hizo del centro de Roma un inusual escenario de caras conocidas, en un tipo de evento que suele ser más habitual en Milán o Venecia, al que la capital italiana está menos acostumbrada en los últimos años y al que accedió Efe.

La particular invitación al teatro de la Ópera de Roma de Valentino Garavani fue precedida la víspera de una exclusiva cena en el palacio Doria Pamphilj que evocó, según dieron a conocer algunos de sus participantes en redes sociales, el decadente ambiente construido para “La Traviata” de Coppola y el modisto.

Porque el clásico de Giuseppe Verdi que se pudo ver en el teatro Costanzi, sede de la ópera romana, ofreció la sensación de que se estaba asistiendo en algunos momentos a una revisión de obras de Luchino Visconti, particularmente “El Gatopardo” (1963).

Nadie se esperaba aquí una trasposición a épocas contemporáneas del drama basado en “La Dama de las Camelias”, de Alejandro Dumas hijo, y el propio Valentino se había mostrado en contra de reinterpretaciones que alejan a la ópera de sus contextos originales.

En su primera incursión en la dirección de ópera Coppola, ayudada por la escenografía creada por el británico Nathan Crowley (conocido por su diseño de producción de cintas como “Interstellar” o “Batman begins”, se ajusta a las convenciones clásicas y ofrece lo que se esperaba.

El primer acto, con el encadenado de algunos de los momentos más conocidos de la ópera italiana, estaba ambientado en un gran salón, con una gran escalera, con grandes arañas y amplios vestidos para las damas, con un trabajo de iluminación de Vinicio Cheli con toques evidentemente viscontinianos.

Y lo que se esperaba además eran los cuatro diseños de Valentino que, retirado del diseño para las pasarelas, se volcó en esta “Traviata” a la que vistió del rojo marca de su “maison” en el tercero de los modelos exhibidos por la soprano Francesca Dotto.

La italiana fue la más ovacionada de la noche, su interpretación de “Violeta” convenció aun sin arrancar una lluvia de “bravi” y en el terreno de la anécdota del movimiento escénico se mostró segura al subir y bajar, subida a unos altos tacones, una escalera casi imposible vestida con un diseño dotado de una imponente cola de más de tres metros de tul turquesa.

Valentino advirtió el pasado viernes a la prensa que los diseños de esta ópera los hizo “en una hora y media” y que su intención con esta incursión en la lírica fue la de intentar “hacer algo bonito que le guste a la gente”.

Antes que nadie la vea esta ópera ya da récord: los que según la dirección de la ópera romana le conceden las ventas en taquilla, pues de un coste de casi 1,8 millones de euros (unos 2 millones de dólares) ya se han recuperado 1,2 millones (1,3 millones de dólares), lo nunca ocurrido para una nueva producción en este teatro.

Según este ya hay interés de llevar la ópera -cuyo estreno con público será el próximo martes 24 de mayo- “a Japón y a Valencia” y el director de la de Roma, Carlo Fuortes, se mostró satisfecho de que esta producción propia siga pautas “típicamente italianas”.

Esta “Traviata” se representará en el teatro romano durante quince veces hasta el próximo 30 de junio próximo y como curiosidad todos los trajes no son de Valentino aunque sí de su casa: Maria Grazia Chiuri y Pierpaolo Piccioli, directores creativos de la “Maison Valentino”, han creado el vestuario de “Flora” y del coro.

La dirección de la orquesta le corresponde a Jader Bignamini, director asociado de la orquesta Verdi de Milán, y entre los intérpretes de la producción romana el mexicano Arturo Chacón-Cruz será el “Alfredo” del segundo reparto. EFE