Constructora condenada por corrupción en Petrobras se acoge a ley de quiebras

9 de marzo de 2016
Constructora condenada por corrupción en Petrobras se acoge a ley de quiebras

Río de Janeiro, 9 mar (EFE).- Mendes Júnior, una de las constructoras cuyos dirigentes fueron condenados por participar en la gigantesca red de corrupción descubierta en la estatal brasileña Petrobras, solicitó ante un juez acogerse a la ley de protección por quiebras, informó la compañía.

La constructora con sede en la ciudad de Belo Horizonte pretende aprovechar los beneficios de la ley de quiebras, que en Brasil es conocida como “recuperación judicial” y permite a empresas con problemas usar a los tribunales como su mediadores en el proceso de renegociación de deudas con sus acreedores.

La empresa solicitó la mediación de la Primera Sala Empresarial del Tribunal de Justicia de Minas Gerais, estado del que Belo Horizonte es capital.

La firma explicó en un comunicado que, desde finales de 2014, cuando algunos de sus ejecutivos fueron arrestados por el caso Petrobras, tiene problemas para acceder a créditos y realizar inversiones, lo que atribuyó a la crisis económica en Brasil, lo que le ha acarreado “dificultades” para saldar sus deudas.

La empresa se dijo convencida de la “viabilidad de su negocio” y agregó que hará todos los esfuerzos para “revertir la grave situación” que enfrenta.

Mendes Júnior es una de las cerca de veinte grandes empresas acusadas de formar un cartel de constructoras para distribuirse los contratos de Petrobras mediante el pago de sobornos.

Según la Fiscalía, estas empresas obtenían contratos amañados con Petrobras, inflaban sus valores y repartían las diferencias con exdirectores de la estatal y con medio centenar de políticos acusados de facilitar los fraudes, entre los cuales son sospechosos los presidentes del Senado, Renan Calheiros, y de la Cámara baja, Eduardo Cunha.

Tres de los principales exdirectivos de Mendes Júnior, entre ellos su vicepresidente, Sergio Cunha Mendes, fueron condenados en noviembre pasado por los delitos de corrupción, lavado de dinero y asociación para delinquir, por su participación en la red que, según cálculos de la propia Petrobras, desvió unos 2.000 millones de dólares en diez años.

Cunha Mendes fue condenado a 19 años y 4 meses de prisión, en tanto que otros dos exdirectivos, Rogerio Cunha Costa y Alberto Eloíseo Vilaça, recibieron penas de 17 y 10 años de cárcel, respectivamente.

Según quedó comprobado en el proceso, la compañía pagó coimas a exdirectivos de Petrobras para obtener cinco millonarios contratos entre 2004 y 2014, entre los cuales los referentes a obras en las refinerías de Paulinia y Getulio Vargas, así como en el Complejo Petroquímico de Río de Janeiro.

Mendes Júnior, creada en 1953 y especializada en obras de construcción pesada para los sectores petrolero, industrial e infraestructura, ha construido hidroeléctricas en Brasil, Uruguay y Bolivia.

Igualmente ha participado en proyectos en China, Irak, Argelia y Mauritania.

Otras de las constructoras involucradas en el escándalo de Petrobras ya se habían acogido a la ley de quiebras, entre las cuales las gigantesca OAS y Galvao Engenharia.

La decisión de Mendes Júnior de acogerse a la ley de quiebras trascendió el mismo día en que el juez responsable por el caso de Petrobras impuso una condena de 19 años y 4 meses de prisión a Marcelo Odebrecht, expresidente y uno de los principales accionistas de Odebrecht, la mayor constructora de Brasil.