Conmoción, dolor y reconocimiento en el deporte español

5 septiembre, 2019
Conmoción, dolor y reconocimiento en el deporte español

Madrid, 5 sep (EFE).- La conmoción y el dolor invadieron este miércoles al deporte español, que se volcó en ofrecer su apoyo a la familia y en reconocer la figura de Blanca Fernández Ochoa, una vez confirmada la localización de su cadáver en una zona de la sierra madrileña después de cuatro días de búsqueda

La gesta de la primera mujer española que ganó una medalla olímpica, bronce en eslalon de esquí alpino en los Juegos Olímpicos de Arbertville 1992, y su foto sonriente y orgullosa con aquella medalla inundó las portadas de los medios y las redes sociales desde primera hora de la tarde, una vez que la Guardia Civil confirmó la pésima noticia.

Referente, luchadora, ejemplo, valiente, pionera, inspiración, emblema y, desde hoy, recuerdo para siempre fueron los términos usados por los deportistas que quisieron tener su reconocimiento personal hacia una figura que puso al esquí español en el podio, como antes había hecho su hermano, Paco Fernández Ochoa, oro olímpico en eslalon en Sapporo 1972 y fallecido hace años, y que su muerte tiñó de luto.

Especialmente golpeado se sintió el deporte de nieve y así lo admitió la presidenta del Consejo Superior de Deportes (CSD), María José Rienda, exesquiadora como Blanca, que empezaba su carrera cuando la madrileña estaba al final de la suya.

“Nos inspiró a todas, perdemos un gran referente. Cuando ella estaba dejando el esquí, yo estaba empezando; pero todo son recuerdos buenos”, dijo a Efe Rienda, cinco veces olímpica y siete veces mundialista, que ganó los gigantes de Copa del Mundo de Are 2005 (Suecia), Lenzerheide’05 (Suiza), Aspen’05 (EEUU), los dos que se disputaron en dos jornadas seguidas en 2006 en Ofterschwang (Alemania) y el de Hafjell (Noruega), ese mismo año.

Por su cargo como secretaria de Estado para el Deporte, Rienda recordó también que últimamente había coincidido con ella en muchos eventos de rugby. “Estaba ahí con su hija Olivia (internacional española en ese deporte) y estaba muy feliz”.

La selección española de rugby 7 trató de encajar el golpe mientras preparaba su participación en las Series Mundiales dentro de un mes en Granada y arropar a Olivia Fresneda, obligada a regresar a Madrid para estar junto a su familia.

También los dos últimos medallistas olímpicos españoles en Juegos de Invierno intentaron asimilar la noticia.

“Fue un honor repetir lo que ella logró. Es un día muy triste”, comentó a Efe Regino Hernández, bronce en boardercross de snowboard en PyeongChang 2018, mientras el patinador Javier Fernández, bronce también el la cita coreana lamentó la pérdida de “una heroína” y “un modelo a seguir”.

Alguien que la conoció bien por su responsabilidad en la Federación Española de Deportes de Invierno durante años, Eduardo Roldán, señaló a Efe que “siempre” recordará “su alegría” y su “bravura esquiando”.

La consternación expresada por el Comité Olímpico Español (COE) fue compartida por medallistas y campeones de otros deportes como Pau Gasol, Carolina Marín, Saúl Craviotto, Mireia Belmonte, Ona Carbonell, Fernando Alonso, Carlos Sainz o Iker Casillas y las federaciones.

La selección española de fútbol ofreció su especial reconocimiento con un minuto de silencio en Bucarest, antes de su último entrenamiento previo al partido de este miércoles contra Rumanía.

Y mientras el deporte mostraba su tristeza los datos de la investigación confirmaban datos como que la muerte se produjo hace más de una semana; que el cadáver, con un golpe en la cabeza, fue localizado por un guardia civil fuera de servicio que paseaba junto a su perra por el pico de La Peñota.

Una montaña lejana a aquellas por las que se deslizó para hacer historia, pero Blanca Fernández Ochoa amaba de forma especial y a la que se dirigió después de besar la estatua de su hermano Paquito en Cercedilla, según la versión que ofreció a los investigadores un vecino con el que se cruzó. EFE

rd-omm/arh