Congreso derriba veto de Bolsonaro y aumenta gasto social en 4.200 millones

12 marzo, 2020
Congreso derriba veto de Bolsonaro y aumenta gasto social en 4.200 millones

Brasilia, 12 mar (EFE).- El Congreso brasileño derribó este miércoles un veto del presidente Jair Bolsonaro a un proyecto de ley que amplía las ayudas sociales y cuyo impacto económico se estima en unos 20.000 millones de reales (4.237 millones de dólares) por año.
La medida que fue vetada por el líder ultraderechista aumenta en la práctica el número de brasileños aptos para recibir el denominado Beneficio de Prestación Continuada (BPC), destinado para personas con deficiencia y de la tercera edad con ingresos muy bajos.
La ayuda en cuestión es equivalente a un salario mínimo (1.045 reales o 220 dólares) por mes y estaba reservada para las personas en esa situación y, además, con una renta familiar per capita de hasta 55 dólares.
El proyecto de ley lo que eleva es ese techo de renta hasta los 110 dólares, lo que supone incrementar el número de personas aptas para poder solicitar ese beneficio.
Bolsonaro, que desde que asumió el poder, el 1 de enero de 2019, ha impulsado una agenda económica de corte liberal basada en el ajuste fiscal, las reformas y las privatizaciones, vetó el texto.
Sin embargo, senadores y diputados decidieron hoy, por mayoría, derribar ese veto y con ello dar seguimiento a la medida para su promulgación y entrada en vigor.
El Gobierno brasileño estima un impacto en los presupuestos de 20.000 millones de reales (4.237 millones de dólares) al año y de 217.000 millones de reales (46.000 millones de dólares) en una década con esa medida.
Los congresistas a favor de mantener el veto alegaron que Brasil atraviesa una crisis financiera -el déficit público se ubica en cerca del 6 % del producto interno bruto (PIB)- y que ese aumento del gasto social perjudicaría las partidas presupuestarias destinadas a otras áreas.
Por su parte, los partidos de oposición consideraron injusto que el Parlamento ahorre en las iniciativas que van destinadas para la población más pobre del país.
Esta derrota del Gobierno de Bolsonaro se produce en medio de las intensas fricciones entre los dos poderes que se prolongan, prácticamente, desde que el líder ultraderechista asumió el poder.
Esa tensión ha aumentado en las últimas semanas después de que el mandatario apoyara las manifestaciones convocadas para este domingo a su favor y en contra los Poderes Legislativo y Judicial, que han frenado algunas de sus medidas.
El mes pasado, Bolsonaro admitió en su tradicional transmisión semanal en redes sociales que «realmente» no está consiguiendo aprobar en el Congreso lo que él quiere y se quejó de que los parlamentarios no discutan ni voten sus proyectos de ley. EFE
cms/eat