Congreso de Guatemala avala ayuda de 100 millones de dólares para nutrición

28 febrero, 2019
Congreso de Guatemala avala ayuda de 100 millones de dólares para nutrición

Guatemala, 28 feb (EFE).- El Congreso de Guatemala aprobó este miércoles un préstamo de 100 millones de dólares del Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIFR) para financiar el programa «Crecer Sano» y poder combatir la desnutrición, una lacra que afecta a más de la mitad de los niños del país.

Con 105 votos a favor, el Parlamento dio luz verde durante la sesión plenaria a esta ayuda, que podrá ser devuelta en 33 años, por lo que el Ministerio de Finanzas Públicas podrá suscribir este acuerdo desde que el decreto número 1-2019 se publique en el diario oficial (Diario de Centro América), cuando entrará en vigor.

El titular del Ministerio de Finanzas Públicas, Víctor Martínez, dijo recibir como «una gran responsabilidad» este hecho y prometió atender «con reciprocidad» este asunto para agotar los trámites pendientes, un total de «12 pasos» que tienen que cumplir antes del próximo 22 de marzo.

El visto bueno del Congreso, prosiguió, envía un mensaje de que «tenemos capacidad de llegar a consensos en temas prioritarios que dan respaldo a la población más vulnerable del país».

También la representante del Banco Mundial en Guatemala, Homa Fotouhi, celebró esta decisión y aseguró que se trata de «un gran logro gracias al interés, esfuerzo y trabajo conjunto de muchos guatemaltecos».

El proyecto «Crecer Sano» es «el primer paso para escribir un mejor futuro para el país. Será sin duda un largo recorrido que requerirá de constancia y dedicación», proclamó, y reiteró el compromiso de la entidad a la que representa de ayudar a Guatemala a lograr servicios básicos para todos.

«Me siento muy contento que en el Congreso también piensen que combatir la desnutrición crónica debe ser una prioridad de país. Nuestros niños merecen crecer sanos y solo trabajando juntos alcanzaremos cosas importantes», dijo, por su parte, el presidente del país, Jimmy Morales, en sus redes sociales.

El año pasado, el Banco Mundial, del que BIFR es una rama, anunció estos fondos para reducir la desnutrición crónica en Guatemala, con especial énfasis en los primeros 1.000 días de vida, y aseguró que se priorizaría en los menores de 24 meses y las mujeres embarazadas de los departamentos más afectados: Alta Verapaz, Chiquimula, Huehuetenango, Quiché, San Marcos, Sololá y Totonicapán,.

Casi todos estos departamentos tienen población predominantemente indígena, el sector más afectado por problemáticas endémicas en el país como la desigualdad o la pobreza.

Si bien la desnutrición en Guatemala ha disminuido del 55 % en 1995 al 46,5 % en 2014/2015, sigue siendo la más alta de América Latina y El Caribe y una de las más elevadas del mundo, superando a la de países con un ingreso per cápita mucho más bajo, como Bangladesh o Etiopía.

Los índices de desnutrición son particularmente elevados entre las poblaciones indígenas guatemaltecas, con un 61 por ciento.

En Guatemala, la prevalencia de la desnutrición crónica en los niños menores de 5 años ronda el 50 %, una cifra que puede aumentar en el interior del país y en las zonas indígenas, mientras que la obesidad y sobrepeso han ido creciendo. EFE

pp/rb/cav