Condenado a 5 años de cárcel un periodista saudí por insultar a gobernantes

26 de marzo de 2016
Condenado a 5 años de cárcel un periodista saudí por insultar a gobernantes

El Cairo, 26 mar (EFE).- El periodista saudí Alaa Brinyi ha sido condenado a cinco años de cárcel por “insultar a los gobernantes” del reino en la red social Twitter, en una nueva muestra de la represión a la libertad de expresión en el país, denunció Amnistía Internacional (AI).

Un tribunal especializado en la lucha antiterrorista impuso también ayer a Brinyi, que ha trabajado para los periódicos “Al Bilad”, “Okaz” y “Al Sharq”, una multa de 50.000 riales saudíes (unos 13.300 dólares) y la prohibición de viajar durante ocho años.

Los cargos que se le imputaban eran, además de insultar a los gobernantes, “incitar a la opinión pública y acusar a los policías del asesinato de manifestantes en Awamiya”, una zona de mayoría chií, según el comunicado de AI.

El subdirector de AI para Oriente Medio y el Norte de África, James Lynch, consideró esta condena “vergonzosa” y calificó al periodista como “la última víctima de la represión de las autoridades saudíes contra la disidencia pacífica”.

“Las autoridades deben garantizar que su condena es anulada y ponerlo en libertad de inmediato y sin condiciones”, dijo Lynch.

Para la ONG, Brinyi es un “preso de conciencia” que ha sido encarcelado simplemente por expresar de forma pacífica sus opiniones.

El periodista fue detenido el 12 de mayo de 2014 y en un principio estuvo encarcelado en régimen de aislamiento, sin que se le permitiera tener acceso a un abogado.

En su cuenta de Twitter, Brinyi había publicado mensajes en apoyo del derecho de las mujeres a conducir, de los defensores de derechos humanos y de los presos de conciencia.

El reportero afrontaba también la acusación de “apostasía”, lo que puede acarrear una condena a la pena capital, pero este cargo fue desestimado por el tribunal por falta de pruebas.

AI y Human Rights Watch han denunciado que desde 2015 varios activistas, escritores y opositores pacíficos han sido condenados a penas de cárcel en Arabia Saudí por ejercer su derecho a la libertad de expresión.

Un caso famoso es el del bloguero saudí Raif Badawi, premio Sájarov a la Libertad de Conciencia, que fue condenado a diez años de prisión y a mil latigazos por difamar al islam.