Cómo conectarte de manera óptima y segura a una red WiFi pública

23 de septiembre de 2016
Cómo conectarte de manera óptima y segura a una red WiFi pública

Todos sabemos que las redes WiFi públicas no son precisamente seguras. Sin embargo, cuando nos encontramos de viaje o simplemente, cuando se acaba nuestro plan de datos, tener una opción para conectarte fuera de casa y sin un costo extra siempre es bien recibida. Entonces, ¿qué podemos hacer para cuidarnos y aprender a usar estas conexiones sin regalar nuestros datos? Y por otro lado, ¿cómo podemos encontrar redes con un funcionamiento más óptimo?

A continuación te entregamos 7 consejos recopiladas por la Oficina de Seguridad del Internauta (OSI) del Instituto Nacional de Ciberseguridad de España (Incibe).

1. Páginas HTTPS

Nada es privado en una red pública, por lo que es necesario que tomes precauciones. Dentro de estas medidas, entrar solamente a páginas con el protocolo HTTPS (protocolo seguro de transferencia de hipertexto) puede ser de ayuda para ti, especialmente si es encriptada. ¿Cómo saber cuáles corresponden a este ripo? Solamente debes observar la barra de direcciones y ver que salga esta sigla en un comienzo (“https://”).

2. MitM u “Hombre en el medio”

Este consejo de refiere a los ataque MitM (“man in the middle”, u hombre en el medio o ataque de intermediario, en español), que es conocido por desviar las comunicaciones entre dos partes. Por ejemplo, interceptando las comunicaciones entre tu computador o tu celular y la red wifi, con la opción de poder ver qué haces y cuáles son tus datos. Para evitar este tipo de problemas, debes hacer algunas cosas como: verificar el “brillo verde” en la barra de navegación (indicador legítimo de HTTPS); descarga la ultima versión de tu navegador; usa credenciales de autenticación de dos factores para acceder las cuentas importantes; tener cuidado con los emails de desconocidos y no hacer clicks en sus enlaces.

3. Sincronización de archivos

Al conectarnos a internet nuestros dispositivos realizan tareas de segundo plano sin la participación directa del usuario. Un ejemplo es la sincronización del correo electrónico, la agenda y otros elementos, las que debes deshabilitar para disfrutar de una conexión más segura en una red wifi pública. Para hacerlo solamente debes entrar a los ajustes generales de tu dispositivo y desactivarlas.

4. VPN (Virtual Private Network)

Esta tecnología te permite crear una red local sin necesidad de que sus integrantes estén conectados entre sí. De esta manera, a través de su servidor, la información viaja del dispositivo a la red, haciendo que la conexión sea mucho más segura. Esto permite que su acceso esté protegido, cifrado y que la transferencia de datos sea más fiable. No obstante no es infalible, así que si no confías en el proveedor, no te conectes a ella.

5. Movimiento

Si quieres tener una conexión óptima debes optar por moverte lo menos posible, así habrán menos interrupciones. Esto sucede porque las redes de WiFi públicas, en el caso de grandes superficies como centros comerciales o aeropuertos, suelen tener varios puntos de acceso donde llega parte de la señal del router. Por esto, si caminas de una zona a otra puede que tu dispositivo siga conectado al punto de acceso inicial, y tu conexión sea lenta. Otra opción es mejorar la velocidad descargando algunas aplicaciones como: Stabilizer Booster, Signal Finder o Internet Booster.

6. Antivirus y cortafuegos

Tener un antivirus puede sonar como un consejo repetitivo, pero este tipo de herramientas van a ser las primeras que te avisarán si existe un problema. Y si bien consumen mucha batería, es necesario que no sólo tengan uno (solamente uno) en tu computador, sino que también en tu tablet y en tu smartphone. En tanto, en el caso de los firewall o cortafuegos informáticos, estos sistemas son tu primera línea de defensa ante un ataque desde Internet. Dos opciones que a pesar de que no son perfectas, pueden darte una buena proteción en cualquier escenario.

7. Sentido común

Finalmente, este punto también va a ser relevante para tu seguridad. Es necesario que no te expongas repitiendo tu misma contraseña en varias cuentas, ya que esto facilita el trabajo de los cibercriminales. Por otro lado, evita realizar gestiones bancarias o movimientos delicados en estas redes, ya que tus claves pueden ser vulneradas. Tampoco te conectes a puntos de conexión que no reconozcas o cuyo nombre te parezca sospechoso, ni menos descargues apps desconocidas. Así, tu también podrás ser una barrera de seguridad al momento de conectarte.