Cientos de manifestantes muestran su “cansancio” ante el Gobierno de Chile

31 de mayo de 2019
Cientos de manifestantes muestran su “cansancio” ante el Gobierno de Chile

Santiago de Chile, 31 may (EFE).- Varios cientos de personas mostraron este jueves en el centro de Santiago su “cansancio” frente al Gobierno de Sebastián Piñera y protestaron contra el proyecto de pensiones presentado por el Ejecutivo chileno, una movilización que acabó con disturbios entre manifestantes y Carabineros.

La convocatoria pretendía realizar una protesta al estilo “cacerolazo” como crítica al modelo de pensiones chileno y tras la aprobación en la Cámara de Diputados de la reforma legislativa que amplía ese formato.

Este modelo previsional fue instaurado en 1980, durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), y su pilar básico es el ahorro individual obligatorio mediante el cual cada trabajador aporta un 10 % mensual de su sueldo bruto a un fondo de pensiones personal del que puede disponer cuando se jubila y que es gestionado por las denominadas Administradoras de Fondos de Pensiones (AFP).

Las AFP son empresas privadas que invierten en los mercados en busca de rentabilizar sus fondos.

En Chile es obligatorio estar afiliado a una AFP y en la actualidad existen seis, que compiten para captar trabajadores en función de su portafolio de inversiones y de la comisión que cobran como mantenimiento.

A ese formato, el Gobierno busca añadir con la reforma un aporte extra del 4 % a cargo del empleador, una iniciativa que según los manifestantes “no resuelve los problemas de fondo” del modelo, y así lo hicieron saber hoy en la céntrica plaza Baquedano, donde se convocó la concentración.

Los cientos de congregados mostraron su indignación agrupados en colectivos como “No+AFP” o asociaciones de estudiantes que se unieron al reclamo y propusieron los suyos propios.

Sin embargo, cuando los manifestantes trataron de marchar sobre la avenida Bernardo O’Higgins, la principal arteria que cruza la capital chilena de este a oeste, la Policía cargó contra ellos al no estar autorizada la manifestación.

Fue entonces cuando las Fuerzas Especiales de Carabineros, ayudadas de carros lanza-agua, popularmente conocidos como “guanacos”, utilizaron los cañones de agua a presión y gases lacrimógenos para disolver a los manifestantes con un fuerte dispositivo de seguridad.

Pese a ello, los disturbios se reprodujeron puntualmente tras la dispersión de la protesta, llegando incluso a la quema de un autobús del transporte público metropolitano, según consignó la radio local Cooperativa. EFE

apg/laa