China aumenta penas por pesca ilegal en sus aguas, incluidas las disputadas

2 de agosto de 2016
China aumenta penas por pesca ilegal en sus aguas, incluidas las disputadas

Pekín, 2 ago (EFE).- El Tribunal Popular Supremo de China, máxima instancia judicial del país, anunció hoy nuevas regulaciones sobre la jurisdicción de las aguas del país que en la práctica aumentan las penas por pesca ilegal, incluyendo la practicada en aguas disputadas con países vecinos en el Mar de China Meridional.

La regulación se publica tres semanas después de que la Corte Permanente de Arbitraje de La Haya fallara contra China y a favor de Filipinas en el contencioso marítimo que mantienen.

El Supremo chino señaló hoy que ciudadanos del país y extranjeros podrán ser juzgados por responsabilidad penal “si se involucran en caza o pesca ilegal en aguas jurisdiccionales chinas”.

El texto especifica que “aquellos que entren ilegalmente en aguas territoriales chinas y rehúsen salir después de ser repelidos, o quienes vuelvan a entrar después de haber sido repelidos o multados en el último año, serán acusados de actos criminales graves y sentenciados hasta con un año de cárcel, detención o vigilancia”.

Esta pena también se aplicará a quienes entren ilegalmente en aguas territoriales chinas para pescar aunque no inicien esta actividad, advierte el máximo tribunal nacional, quien subraya que estas regulaciones servirán de guía a las autoridades encargadas del cumplimiento de la ley.

Por “aguas jurisdiccionales”, el documento entiende no sólo aguas interiores y mares territoriales, sino también zonas contiguas, zonas económicas exclusivas y placas continentales, lo que incluye áreas que China se disputa con gobiernos vecinos, como los de Filipinas o Vietnam, entre otros.

“Los tribunales ejercerán activamente su jurisdicción en las aguas territoriales de China, apoyarán a los departamentos legales para que actúen en la administración de la ley marítima, protegerán con igualdad los derechos de China y países extranjeros, y salvaguardarán la soberanía territorial”, resume la normativa.

Pekín no reconoció como válido el dictamen de La Haya, que no considera vinculante, y pide a Filipinas y otras naciones vecinas negociar bilateralmente una resolución al contencioso, frente a los intentos de mediación de naciones como Estados Unidos, que según Pekín no han hecho sino elevar las tensiones en la región.

La semana pasada, China anunció que llevará a cabo junto a Rusia maniobras militares en esas disputadas aguas del Mar de China Meridional, donde los principales focos de tensión se encuentran en torno a los archipiélagos Paracel y Spratly. EFE