Chano Domínguez y Sergio de Lope encandilan con música flamenca a Nueva York

9 marzo, 2019
Chano Domínguez y Sergio de Lope encandilan con música flamenca a Nueva York

Nueva York, 9 mar (EFE).- El pianista Chano Domínguez y el flautista Sergio de Lope encandilaron a la audiencia neoyorquina con varios conciertos que fusionaron lo mejor del jazz y del flamenco en la segunda jornada del Flamenco Festival en la Gran Manzana.

El Joe’s Pub, una sala de conciertos alternativa, acogió el piano de Domínguez, un instrumento que no se considera habitual en el flamenco, frente a otros más tradicionales como la guitarra, el cajón o las palmas.

Domínguez, que ha trabajado con maestros del flamenco como Paco de Lucía y Enrique Morente, explora cuál es el potencial de su teclado para cambiar la historia del “flamenco-jazz”, integrando ritmos y lenguajes de ambos estilos.

Ha tocado temas como “Gracias a la vida”, de Mercedes Sosa, y ha hecho subir al escenario al cantaor Ismael Fernández, a su hija Serena y a una flautista de Brooklyn.

Sergio de Lope y su conjunto recogió los compases de Domínguez con su propia firma de jazz aflamencado y presentó “Ser de luz”, su primer trabajo en solitario, aunque no es la primera vez que actúa en Nueva York, en otras ocasiones de la mano del bailaor Farruquito.

De Lope, ganador del premio a mejor Instrumentalista de Flamenco 2017 en el Festival de la Unión, forma parte de una nueva generación de artistas flamencos que tienden puentes entre géneros y presenta una pieza que explora su poder emotivo en todos los aspectos, con acompañamiento de la voz de “El Mati”, la guitarra de David Caro, el bajo de Juanfe Pérez y la percusión de Javier Rabadán.

Las celebraciones se enmarcan en la segunda jornada del Flamenco Festival, que se celebra en Nueva York hasta el domingo, y que después continuará de gira por ciudades de Estados Unidos como Miami o Washington DC.

Este año, la organización ha apostado por un enfoque diferente del evento, con más presencia de la música frente a la tradicional apuesta por la danza, más asumible para el público norteamericano.

Este jueves, el festival arrancó con la actuación de la bailaora Sara Baras quien, entre gritos de “guapa” y “olé”, consiguió poner de pie al público del teatro New York City Center gracias a la “farruca grande” de su espectáculo “Sombras”.

alv-nqs/ce/dsc