Campesinos, monjas, artistas y doctores gritan “revocatorio ya” en Caracas

2 de septiembre de 2016
Campesinos, monjas, artistas y doctores gritan “revocatorio ya” en Caracas

CARACAS.- Una multitudinaria movilización de la oposición venezolana exigió este jueves en Caracas abrir el camino del referendo en contra del presidente, Nicolás Maduro este mismo año, mientras el gobernante proclamó la derrota de una pretensión golpista opositora.

La concentración llenó al menos cuatro grandes avenidas del este de la capital de Venezuela: campesinos, indígenas, religiosos, artistas y profesionales de todas las áreas, y de todo el país, se congregaron y al unísono gritaban “revocatorio ya” en una multitudinaria manifestación para pedir que cese el mandato de Maduro.

La movilización transcurrió pacíficamente, aunque con incidentes aislados después de culminar la denominada “Toma de Caracas”, con grupos de manifestantes enfrentando a la policía en los márgenes de una autopista que intentaban bloquear.

Grandes avenidas caraqueñas como la Río de Janeiro, Francisco de Miranda, Libertador y principal de Las Mercedes se vieron abarrotadas y muchos manifestantes decidieron tomar, además, la principal arteria vial del país, la autopista Francisco Fajardo.

“Y va a caer, y va a caer, este Gobierno va a caer”, “Maduro vete ya” y “Libertad” gritaron los caminantes que llegaron desde todo el país, incluyendo al grupo de decenas de indígenas que recorrieron más de 700 kilómetros desde el suroriental estado Amazonas para acompañar la movilización.

“Los productores agropecuarios estamos quebrados en cuanto a insumos para trabajar, la vialidad agrícola está destrozada y todos los campesinos estamos aquí quebrados con este sistema de Gobierno”, afirmó a Efe Joel Méndez, quien se identificó como pequeño agricultor del estado occidental de Portuguesa.

Méndez llegó a Caracas la madrugada del jueves como parte de un grupo de 110 personas del pueblo llamado Guanarito de Portuguesa que logró sortear, al menos, quince alcabalas en los 420 kilómetros de distancia en las que fueron sometidos a requisas.

“Le pido al señor Maduro que dé paso para que venga un sistema político mejor que el que él le está aplicando al país”, agregó el campesino, de 55 años y padre de 5 hijos.

Con Méndez viajó la maestra Maryori Rivero, de 47 años, quien comentó que lucha por el revocatorio porque está cansada de “humillaciones” y señaló que los educadores reciben sueldos “de hambre” y aseguró que sus alumnos se desmayan en los salones de clase por hambre.

“No se consigue comida en Venezuela, ni medicamentos, nosotros teníamos todo eso, hoy en día no tenemos nada”, dijo Maryuri que criticó a la presidenta del Poder Electoral, Tibisay Lucena, a quien responsabilizó de la tardanza en la activación del referendo para revocar a Maduro.

“Tibisay no quiere salir de este Gobierno porque ella está comiendo bien”, opinó.

La monja Lorena Peralta, integrante de la congregación católica Pías Discípulas del Divino Maestro viajó desde la ciudad de Barquisimeto en el occidental estado de Lara para pedir que se acabe “este Gobierno” que a su juicio “está destruyendo” al país.

“Si estamos consagrados a Cristo tenemos que luchar por la verdad, por la justicia y por la vida, y es un deber que tenemos también porque el hecho de que seamos religiosos no nos quita ser ciudadanos y tenemos todo el derecho de venir con nuestro pueblo a luchar por la vida y la justicia que todos merecemos”, dijo a Efe.

Al escuchar el testimonio de Peralta, el obrero José Cariel, habitante del barrio caraqueño Minas de Baruta, la felicitó y convirtió el Salmo 91 en una canción que entonó para todo el que quisiera oirlo y por ello recibió un fuerte aplauso de otros manifestantes en plena avenida Río de Janeiro.

Y desde esa vía, los manifestantes opositores vieron pasar a un grupo de motorizados chavistas que transitaba la autopista Francisco Fajardo, paralela a la Río de Janeiro, lo que fue aprovechado por los simpatizantes de los dos bandos rivales para gritarse, intercambiar insultos y gestos groseros.

Y en los límites de la autopista, un grupo de personas hizo cola para tomarse una foto con el actor y productor venezolano Miguel Ángel Landa, que a sus 79 años cuenta con una dilatada trayectoria cinematográfica y televisiva.

“Yo no he faltado a ninguna marcha y menos a esta, veo al país muy mal pero va a estar muy bien, es asunto de seguir luchando”, dijo Landa a Efe al reiterar que pide “revocatorio ya” y que Maduro se vaya a Colombia, país en el que, asegura, nació el actual jefe de Estado de Venezuela.

Los caminantes hablaron de los problemas económicos, sociales y políticos del país cuya existencia achacan al Gobierno, y aunque repetían que el país está “destrozado”, manifestaron sentirse felices porque las calles se vieron rebosantes de personas que quieren revocar al primer presidente chavista del país.

“Cómo iba a perderme yo este momento, este es mi deber, estar aquí y quedarme aquí hasta que sea necesario porque ya no se puede más”, dijo con una sonrisa en la cara la licenciada en Turismo Sonia Oyarzábal, de 57 años que, “como el Gobierno acabó con el turismo”, ahora es taxista en el estado andino de Trujillo.

La oposición insiste en que el referéndum se haga este año o antes del 10 de enero de 2017, en el curso del tercer año del mandato, pues de perder Maduro la consulta habrá nuevas elecciones. En caso de que el referéndum se haga el próximo año y Maduro sea revocado, el mandato será completado por el vicepresidente hasta enero de 2019, según la Constitución.

Al final de la protesta, la MUD anunció nuevas manifestaciones para presionar al CNE para que anuncie una fecha para la recolección de las firmas de electores que activarán el revocatorio, en este caso al menos el 20 por ciento del padrón electoral, o casi cuatro millones de electores.

El secretario ejecutivo de la MUD, Jesús Torrealba, anunció un cronograma de protestas para mantener la presión sobre el CNE, que solo ha dicho que la recolección de firmas podría ser a fines de octubre.

El dirigente agregó que el 7 de septiembre se replicará la marcha del jueves en todas las capitales regionales hacia las oficinas del CNE, demandando las condiciones para recolectar las firmas.

La movilización de la semana próxima frente a las oficinas regionales del CNE durará seis horas, y para el 14 de septiembre se prevé otra protesta de 12 horas en las principales ciudades del país.

“Hoy fue la ‘Toma de Caracas’, el 14 de septiembre vamos a tomar todas las capitales del país en una marcha contundente”, expresó.

Por su parte, el líder de la Asamblea Nacional (Parlamento), Henry Ramos Allup, calificó la manifestación como “extraordinaria”.

Indicó que la protesta “desmontó completamente la hipótesis del Gobierno, que impidió el tránsito porque decía que íbamos a hacer un derramamiento, un río de sangre”.

“Pudimos canalizar la protesta de forma pacífica. Democrática y constitucional. La gente salió, la gente está respondiendo al llamado porque quiere ejercer un derecho constitucional, quiere avanzar en paz y rechaza al Gobierno, pero no quiere una guerra civil, quiere un referéndum que es la forma pacífica, democrática y constitucional”, agregó.

En la mañana, dirigentes de la oposición denunciaron que los accesos a Caracas fueron cerrados por las autoridades, en un intento por impedir la llegada para la manifestación a la capital.