Campanella debuta en el teatro en España con el dilema “vivir o sobrevivir”

4 septiembre, 2019
Campanella debuta en el teatro en España con el dilema “vivir o sobrevivir”

Madrid, 4 sep (EFE).- Es la obra de la que nació “toda” su carrera. “Parque Lezama”, la adaptación de Juan José Campanella del texto de Herb Gardner que le conmovió en su juventud, supuso su debut como director teatral y llega ahora a Madrid precedida por el éxito en Argentina con una trama universal: el dilema entre “vivir o sobrevivir”.

“Tengo una confianza como nunca la tuve en otro trabajo porque es una obra que no escribí yo, aunque la adapté”, dice a Efe el ganador de un Óscar por “El secreto de mis ojos” (2009), quien confió los papeles protagonistas a dos monstruos de la interpretación argentina: Eduardo Blanco (“El mismo amor, la misma lluvia”, “El hijo de la novia”) y Luis Brandoni (“El cuento de la comadreja”).

Un encuentro entre dos octogenarios de ideología radicalmente opuesta en un banco del Parque Lezama de Buenos Aires -originalmente Central Park- sirve para contraponer la diatriba personal de cómo posicionarse ante la vida, por lo que inevitablemente “el mensaje se combina con el propio bagaje del espectador, que construye el suyo propio”.

“Parque Lezama” llega con el suyo: más de 800 funciones y más de 300.000 espectadores la ovacionaron mientras se representó en el bonaerense Teatro Liceo de Capital Federal de 2013 a 2015. Estará en Madrid -“ojalá después de gira por España”, sueña su director- hasta el 11 de enero y en el preestreno ya ha conseguido despertar “risas y emoción” entre el público, su objetivo.

No obstante, Campanella sigue sintiendo la angustia del debutante: “En cada proyecto nuevo me pongo más nervioso, a veces las exigencias son insoportables”.

Pasar del cine y la televisión a la dirección teatral supone aceptar que “cada espectador crea su propia película”. “En un filme todos ven lo que yo quiero, en el teatro cada uno se fija en un actor o en otro; es como si todos espiasen, es más voyeurismo. Y cuesta acostumbrarte como director”.

Eduardo Blanco, actor habitual en la filmografía de un Campanella “amigo”, compara a la pareja protagonista con Don Quijote y Sancho Panza, siendo él el ‘realista’; el portero de un edificio que, después de varios vapuleos de la vida, ha optado por el conformismo. “Pero viene un señor que lo pincha, que lo despierta”, cuenta a Efe.

Esa confrontación entre dos posturas vitales, el compromiso y el conformismo, “no pretende dar lecciones de vida, porque todos tenemos algo de los dos personajes, porque no todo es negro o blanco; se tiende a los extremos pero hay multitud de colores”.

Dice Blanco que “Parque Lezama” muestra la “vulnerabilidad” de todo ser humano y que “se ríe de ella, mostrando cierta complacencia” en un texto que combina “afectos, emociones, riesgo, miedos y mucho humor”, porque esta obra es, ante todo, una comedia.

“Lo bueno es que no termina cuando se baja el telón, sino que sigue en las conversaciones de quienes la han visto y de quienes quieren volver a verla”, asegura.

Luis Brandoni es quien le cuestiona -a él y al espectador- su pasividad ante los problemas sociales y no tiene duda de que la obra cuajará entre el público español como lo hizo antes en Argentina o en Estados Unidos en su versión original.

Campanella ha cambiado los personajes originales, “un negro y un blanco que se encuentran en el Central Park neoyorquino”, para darles su impronta “profundamente argentina” que tan unida está a la cultura española, resalta a Efe el actor.

“No hay ninguna duda de que el espectador español se identificará con uno u otro personaje o con ambos”, asegura quien destaca que el director es “un gran contador de historias” y que, aunque debuta como director teatral, “lo hace de grande (mayor)” y con un “amor por el teatro” que le ha acompañado toda su carrera. EFE

ps/agf