Cambio climático agravó impacto de ciclones que se abatieron sobre Mozambique

1 de mayo de 2019
Cambio climático agravó impacto de ciclones que se abatieron sobre Mozambique

Ginebra, 01 may (EFE).- La ciencia corrobora que el cambio climático ha agravado el impacto de los dos ciclones que se han abatido sobre Mozambique en menos de dos meses, aunque no haya sido la causa directa de estos desastres naturales, según la Organización Meteorológica Mundial (OMM).

“Lo que podemos decir es que el impacto de ambos ciclones -“Idai” en marzo y “Kenneth” este fin de semana- se ha intensificado por el cambio climático”, sostuvo hoy la portavoz de la OMM, Clare Nullis.

En declaraciones a Efe, Nullis explicó que el aumento del nivel del mar en la costa de Mozambique ha provocado que el oleaje haya sido más elevado, mientras que “las lluvias tan fuertes que se han registrado en Mozambique son compatibles con lo que se espera por el cambio climático”.

La OMM ha confirmado que Mozambique, donde el ciclón Idai causó 600 muertos y el Kenneth cerca de cuarenta en los últimos días, nunca antes ha registrado dos grandes ciclones en una sola temporada.

Tampoco se había visto que un fenómeno meteorológico de este tipo subiera tan al norte de la costa oriental del continente, como ocurrió con el último de esos ciclones.

Pemba, una localidad costera del norte de Mozambique, ha sido la más afectada por el ciclón Kenneth y aunque las lluvias han cedido, las previsiones indican que retornarán en los próximos días, por lo que la ONU anunció en Ginebra que prepara una rápida operación de ayuda.

“Los trabajadores humanitarios están trabajando tan rápido como pueden para preparar vuelos con ayuda que incluye medicinas para la isla de Matemo (84 kilómetros al norte de Pemba)”, donde los daños también han sido enormes, dijo el portavoz de la Oficina de Ayuda Humanitaria de la ONU, Jens Laerke.

Por su parte, la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) informó de que un equipo que envió a Pemba ya se encuentra en el lugar y ha podido comprobar que una buena parte de la ciudad está bajo las aguas y que en ciertas áreas la destrucción causada por las inundaciones y los aludes de barro es total.

La situación todavía no permite llegar a localidades remotas, donde se cree que hay gente aislada que necesita ser evacuada.

El acceso de la población a los alimentos es una preocupación de las agencias humanitarias para el largo plazo, puesto que los ciclones han destruido más de 31.000 hectáreas de cultivo, coincidiendo con el periodo más propicio de las cosechas.

Al menos 36.000 familias han perdido hasta ahora sus casas a causa del ciclón Kenneth, mientras que la pesca artesanal también ha resultado muy perjudicada, al igual que la venta de cocos por la caída de los árboles.EFE

is/ig