Brasil y China lanzan el viernes su sexto satélite conjunto

20 de diciembre de 2019
Brasil y China lanzan el viernes su sexto satélite conjunto

Río de Janeiro, 20 dic (EFE).- Brasil y China lanzan en la madrugada de este viernes el sexto de los satélites de vigilancia remota que han desarrollado, fabricado y colocado en órbita de forma conjunta, informó este jueves el estatal Instituto Nacional de Investigación Espacial (INPE) de Brasil.
Se trata del Cbers-4A, montado en Brasil y que será puesto en órbita por un cohete chino Larga Marcha 4B cuyo despegue está previsto para las 00.21 hora brasileña (03.21 GMT) del 20 de diciembre desde la Base de Lanzamientos de Taiyuan, unos 500 kilómetros al norte de Pekín, de acuerdo con el INPE.
“Se trata del sexto satélite en la asociación con los chinos y garantizará la continuidad de la oferta de imágenes que benefician el sistema de gestión del territorio por parte del propio Gobierno, investigaciones de universidades y proyectos de empresas”, explicó el INPE en un comunicado.
De acuerdo con el órgano corresponsable en Brasil por la fabricación y operación de los aparatos, el satélite fue montado, integrado y sometido a diferentes pruebas en sus laboratorios durante los 18 meses en que estuvo en Brasil.
El llamado Programa Chino-Brasileño de Satélite de Vigilancia Remota (Cbers) es un proyecto conjunto iniciado hace más de dos décadas que permitió a ambos países dominar la tecnología de vigilancia remota con cámaras y sensores para la observación de la Tierra.
El programa, que ofrece gratuitamente imágenes de satélite a diferentes países de Latinoamérica y África, es considerado el mayor programa de cooperación espacial entre países en desarrollo.
Mediante el Cbers, Brasil y China han desarrollado y lanzado hasta ahora con éxito cuatro satélites (Cbers-1, Cbers-2, Cbers-2B y Cbers-4), a los que pretendían sumar el Cbers-3, que cayó a tierra a finales de 2013 poco después de haber sido lanzado y sin haber alcanzado la órbita prevista.
El último lanzado fue el Cbers-4, colocado en órbita en diciembre de 2014 y que se ha convertido en una importante herramienta de vigilancia remota para ambos países ya que cuenta con cuatro poderosas cámaras para tomar imágenes desde el espacio.
“Con los dos satélites, Brasil tendrá el doble de imágenes disponibles para sus usuarios”, según el comunicado del INPE.
El organismo agregó que la política de libre acceso a los datos públicos que implementó en 2014 ha permitido la distribución gratuita, por internet, de cerca de 2,4 millones de imágenes de sus satélites a unas 20.000 instituciones tan solo de Brasil.
El nuevo aparato está diseñado para fotografiar, rastrear y registrar actividades agrícolas, deforestación de los bosques, cambios en la vegetación, recursos hídricos y expansión urbana con una resolución muy superior a la de los anteriores satélites.
El Cbers-4A llevará a bordo dos cámaras brasileñas (MUX y WFI), desarrolladas por la OPTO Space & Defense, una de las empresas del Grupo Akaer, y una china (WPM).
“Las cámaras MUX y WFI fueron desarrolladas con tecnología 100 % brasileña y van a contribuir con el objetivo de la misión de vigilar el territorio nacional con imágenes de alta resolución”, según un comunicado de la OPTO.
La MUX, una cámara multiespectral con 4 bandas de alta resolución y un telescopio óptico compuesto por 11 lentes, es capaz de generar imágenes de hasta 16 metros de resolución de un mismo lugar a cada 31 días mientras que la WFI, con resolución de 55 metros, permite barrer una franja de 866 kilómetros de la Tierra con dos telescopios ópticos.
De acuerdo con el INPE, las tecnologías del satélite chino-brasileño son similares a las de los programas de vigilancia remota más utilizados en el mundo, como el Landsat (Estados Unidos), el Resourcesat (Índia) y el Copernicus (Unión Europea).
Brasil utiliza las imágenes de sus satélites para sus programas de fiscalización de la deforestación en la Amazonía y de detección de incendios forestales, entre otros. EFE
cm/mat/dsc