Bolsonaro respalda polémica opinión de su hijo sobre eficacia de democracia

17 septiembre, 2019
Bolsonaro respalda polémica opinión de su hijo sobre eficacia de democracia

Sao Paulo, 17 sep (EFE).- El presidente de Brasil, el ultraderechista Jair Bolsonaro, respaldó este lunes a su hijo Carlos Bolsonaro, quien la semana pasada protagonizó una intensa polémica tras cuestionar en sus redes sociales la eficacia de la democracia para «transformar» el país.

«Es una opinión suya y tiene razón, si fuera en Cuba o en Corea del Norte, ¿no habrían aprobado ya reformas, sin Parlamento?», se preguntó el mandatario en una entrevista a la cadena de televisión ‘Record’, su primera aparición en los medios tras recibir el alta médica después de nueve días hospitalizado por una operación de una hernia.

Bolsonaro cree que las palabras de su hijo Carlos, quien es concejal en Río de Janeiro, «no deberían haber tenido toda esa repercusión» y aseguró que, si hubo polémica, fue porque se trataba de un hijo suyo porque de lo contrario «no hubiera habido ningún problema».

El origen de la controversia está en un tuit de Carlos Bolsonaro, que generó una gran repercusión y sobre el que se pronunciaron diversas autoridades, entre ellos el vicepresidente, Hamilton Mourao, que ha ejercido la Presidencia interinamente mientras el líder ultraderechista estaba convaleciente en el hospital.

«Por vías democráticas la transformación que Brasil quiere no sucederá en la velocidad que deseamos…y eso sucede. Solo veo todo el día la rueda girando en torno del propio eje y los que siempre nos dominaron continúan dominándonos de formas diferentes», escribió Carlos Bolsonaro.

Su padre, capitán en la reserva del Ejército y un nostálgico de la dictadura militar que imperó en Brasil entre 1964 y 1985, respaldó esas palabras y dijo que en democracia las cosas «demoran» porque existe «una discusión», que, por otro lado, es «natural».

«Mucha gente nos presiona como si tuviéramos poder de influir en el Parlamento brasileño, pero no lo tengo, y no quiero ese poder en nombre de la democracia», apostilló.

Asimismo, remarcó que ese comentario viene de su hijo y no de él: «El presidente soy yo».

No obstante, Bolsonaro, líder de la extrema derecha en Brasil, comentó que le gustaría que el Congreso «fuera más rápida» en la tramitación de las reformas y citó la del sistema de jubilaciones, que está en la recta final para su aprobación en el Senado tras un largo proceso en las dos cámaras legislativas.

Por otro lado, el jefe de Estado, que reasumirá este martes sus funciones, reafirmó su intención de asistir el 24 de septiembre a la apertura de la Asamblea General de la ONU, en la que Brasil realiza tradicionalmente el primer discurso.

«Ya dije tiempo atrás que iría de cualquier manera, hasta en silla de ruedas, con todo el respeto para los minusválidos. Ya comencé a elaborar el discurso, que será diferente del de los de mis antecesores, conciliador, pero reafirmando nuestra soberanía, el potencial de Brasil y lo que Brasil representa para el mundo», sostuvo.

«Por lo que estudié hasta ahora, pocos presidentes o casi ninguno tuvieron esa postura en la ONU», añadió.

Un día después de su participación en la Asamblea de la ONU, Bolsonaro tiene previsto trasladarse a Texas para un encuentro con industriales y empresarios para inmediatamente después regresar a Brasil. EFE

cms/cfa