Ban califica de mala y triste la situación de los refugiados saharauis

7 de marzo de 2016
Ban califica de mala y triste la situación de los refugiados saharauis

Argel, 7 mar (EFE).- El secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-Moon, criticó las condiciones en la que viven los 160.000 saharauis refugiados en los campamentos de Argelia, que calificó de “malas” y “tristes”.

En una rueda de prensa ofrecida en Argel, el diplomático surcoreano anunció que convocará “próximamente” una reunión de donantes “con el fin de recaudar fondos para satisfacer sus necesidades”.

Su visita a la región tenía como primer objetivo “hacer mi propia evaluación sobre la situación humanitaria en el terreno y he constatado que es realmente mala”, señaló.

“Fue realmente triste al ver la situación de los refugiados y en particular de los jóvenes. He podido observar que los niños que nacieron a comienzos de la ocupación tienen ahora 40 o 41 años, por lo tanto son niños que han conocido 40 años de vida difícil”, subrayó.

Al hilo de este argumento, Ban indicó que con su visita ayer a los campos de refugiados y las zonas arrebatadas a Marruecos, la fuerza ocupante, fue una oportunidad para dar esperanza a un pueblo “al que he encontrado preocupado por su futuro”.

“Visité varios sitios y espero ir pronto al cuartel general de la misión, en El Aaiún, en el Sahara Occidental” ocupado, añadió sin ofrecer más detalles.

Asimismo, fue una ocasión para “analizar” la seguridad en esa zona, que forma parte del Sahel y que está amenazada por el tráfico de armas y drogas, agregó Ban, quien hoy compareció en compañía del ministro argelino de Asuntos Exteriores, Ramtan Lamamra.

“Hay infiltración de criminales y traficantes de drogas y también de extremistas y de terroristas, por eso hay que tomar medidas importantes”, subrayó.

El diplomático surcoreano viajó ayer a Tinduf en su primera visita a los campos de refugiados saharauis, con el deseo de desbloquear el proceso de paz varado por los escollos de Marruecos al referéndum de autodeterminación.

Su gira comenzó arrancó el viernes en Mauritania, otro de los países vinculados al conflicto, y concluye en Argelia sin que Ban haya podido viajar a Rabat, que desde el principio se opuso a esta visita.

El responsable de la ONU justificó esta ausencia en que el rey marroquí Mohamed VI “no estaba disponible” y subrayó que espera poder visitarle antes de concluya su mandato, previsto para finales de este año.

“Desgraciadamente, el rey marroquí no estaba disponible pero me ha asegurado que habrá una ocasión para encontrarnos”, se limitó a indicar.

En ese sentido, Ban lamentó que las partes en conflicto no hayan hecho “ningún progreso real” en las negociaciones para lograr una “solución política justa, duradera y aceptable para todos, basada en la autodeterminación del pueblo del Sahara Occidental”.

“He pedido a mi enviado especial, Christopher Ross, que retome sus esfuerzos diplomáticos con el fin de crear una atmósfera propicia para la reanudación de conversaciones” entre Marruecos y el Frente Polisario y “llegar a una solución a través de un referéndum de autodeterminación del pueblo saharaui”, concluyó.