Australia negocia con Filipinas el envío de refugiados desde centro de Papúa

14 de octubre de 2015
Australia negocia con Filipinas el envío de refugiados desde centro de Papúa

Sídney (Australia), 14 oct (EFE).- El Gobierno australiano negocia con Filipinas un acuerdo para enviar a ese país inmigrantes detenidos en un centro de Papúa Nueva Guinea a los que Camberra ha reconocido el estatus de refugiado, informaron hoy medios locales.

El ministro de Inmigración, Peter Dutton, dijo que el Gobierno ha hablado con “varios socios”, entre ellos Filipinas, sobre una solución regional ante la inmigración pero evitó dar detalles del estado de las negociaciones.

Antes, el diario The Australian publicó que el canciller filipino, Albert del Rosario, aseguró la semana pasada en Nueva York a su homóloga australiana, Julie Bishop, que el acuerdo saldrá adelante.

Bishop no quiso confirmar el acuerdo pero admitió que conversó con Filipinas sobre diversos asuntos vinculados a temas de inmigración y refugiados.

Según el periódico, la negociación para acoger refugiados forma parte de un Acuerdo de Asociación Estratégica con Filipinas, que cubre no solo aspectos comerciales sino que profundiza la cooperación en seguridad.

Se cree que Australia ofreció a Filipinas unos 109 millones de dólares (96,5 millones de euros) durante cinco años, aunque la cifra aún no está definida.

Australia ya tiene un convenio parecido con Camboya, por el que Phnom Penh recibió 36,3 millones de dólares (32 millones de euros), pero que hasta el momento solo ha permitido la reubicación de cuatro refugiados.

Con los acuerdos de acogida de refugiados Australia busca una solución al creciente problema generado por su política de confinar inmigrantes en Papúa y en Nauru, en centros donde se han producido muertes, agresiones violentas y abusos sexuales, incluidos menores.

El Tribunal Superior de Australia dejó ayer visto para sentencia una demanda de una mujer de Bangladesh que fue trasladada de Nauru a Australia para recibir tratamiento médico en la última etapa de su embarazo y teme ser devuelta con su hija de diez meses al centro.

El caso cuestiona la legalidad de la política australiana de detención de solicitantes de asilo en terceros países.

Muchos de los inmigrantes han huido de conflictos como los de Afganistán, Darfur, Pakistán, Somalia y Siria, y otros que han escapado de la discriminación o de la condición de apátridas como las minorías rohingya, de Birmania, o bidun, de la región del Golfo. EFE