Asesinan en El Salvador a un miembro de la Fuerza Armada, el primero en 2020

1 marzo, 2020
Asesinan en El Salvador a un miembro de la Fuerza Armada, el primero en 2020

San Salvador, 1 Mar (EFE).- Un miembro de la Fuerza Armada de El Salvador fue asesinado este sábado por «terroristas», apelativo con el que se les llama a los pandilleros en este país centroamericano, según lo informó el presidente Nayib Bukele.
«Hoy nos preparábamos para anunciar que febrero cerraría como el mes con menos homicidios desde la Guerra Civil, pero hace unas horas un soldado, un héroe que arriesgaba su vida para lograr estas reducciones históricas de homicidios, fue brutalmente asesinado por terroristas (pandilleros)», público el mandatario en su cuenta de Twitter.
Bukele, quien no brindó más detalles sobre el hecho, señaló «hoy la familia de este soldado velará a su ser querido» y añadió «esta familia se suma a todas las familias salvadoreñas que han perdido seres queridos por culpa de la delincuencia».
«¿Hasta cuándo vamos a aguantar esto?», agregó.
Hasta el momento, las autoridades de Seguridad no han brindado información sobre el crimen del soldado, que sería el primero de 2020.
A esta muerte se suman la de dos los elementos de la Policía Nacional Civil (PNC), asesinados en enero por supuestos miembros de pandillas.
En 2019, la cifra de miembros de cuerpos de seguridad ultimados fue de al menos 25 policías, 15 soldados y un custodio de prisiones.
En 2018 se registraron los homicidios de 32 policías, 2 empleados administrativos de ese cuerpo de seguridad, 17 militares, 3 agentes de centros penales y un estudiante de la Academia Nacional de Seguridad Pública (ANSP).
El Salvador es considerado uno de los países más violentos del mundo por las tasas de homicidios por cada 100.000 habitantes de entre 103 y 50,3 registradas entre 2015 y 2018, índices atribuidos principalmente a las pandillas Mara Salvatrucha (MS13), Barrio 18 y otras minoritarias.
Estos grupos criminales poseen unos 60.000 miembros en todo el país y también son acusados de cometer la mayoría de crímenes contra policías y militares.
Dichas bandas, un fenómeno considerado como herencia de la guerra civil (1980-1992) y que se fortaleció con la deportación de pandilleros de Estados Unidos, han resistido a diferentes planes de seguridad de encarcelamiento masivo, confrontación directa y diálogo de los últimos cuatro Gobiernos. EFE
sa/jsg