Arde LaLiga en plena fiesta del penalti

13 de julio de 2020
Arde LaLiga en plena fiesta del penalti

José Antonio Pascual

Madrid, 13 jul (EFE).- El segundo capítulo de la trigésima sexta jornada de LaLiga Santander, que se completará con el tercero el lunes, ofreció una auténtica ‘fiesta del penalti’ y más madera a la resolución del torneo esta semana venidera, que avecina emociones sin fin ante la gran cantidad de opciones y complejas combinaciones en los distintos pulsos competitivos, desde el título a la salvación, pasando por las luchas por las competiciones europeas.

El Sevilla venció al Mallorca (2-0) y dio otro gran paso, prácticamente definitivo, hacia la próxima Liga de Campeones a expensas de lo que haga el Villarreal contra la Real Sociedad; el Athletic reforzó su pretensión europea al superar a domicilio al Levante (1-2); el Eibar se impuso en el campo del Espanyol (0-2) y certificó la permanencia gracias a la derrota del cuadro balear en el Ramón Sánchez Pizjuán; y el Leganés del mexicano Javier Aguirre, épico, venció al Valencia (1-0), que da otro paso atrás en su búsqueda de la competición continental.

Y todo ello, o casi todo, en un auténtico festival de penas máximas. Salvo en el partido en La Nucía entre Levante y Athletic, en el resto hubo penas máximas determinantes por mano con el VAR como claro protagonista. Hubo mucho trabajo para los responsables en la sala VOR y para los colegiados en sus aproximaciones a la televisión a pie de campo.

El Sevilla encarriló la victoria sobre el necesitado Mallorca con un tanto de pena máxima al borde del descanso por mano de Alejandro Pozo. El argentino Lucas Ocampos no perdonó y allanó un nuevo triunfo del cuadro de Julen Lopetegui que redondeó el marroquí Youssef En Nesyri casi al final. Con ello se sitúa con nueve puntos de ventaja sobre el Villarreal, al que le queda el encuentro del lunes contra la Real Sociedad. El ‘submarino amarillo’ necesita ganar todo y que el conjunto andaluz pierda sus dos últimos partidos.

El Eibar echó mano también de dos penas máximas para derrotar al descendido Espanyol. Edu Expósito transformó la primera y en la segunda le paró el tiro Diego López, pero estuvo atento al rechace para liquidar un triunfo a la postre salvador.

Y es que la derrota del Mallorca le aseguró la permanencia en la elite un año más. Con 39 puntos resulta inalcanzable para el equipo balear y para el Leganés, que revive gracias a su triunfo sobre un decepcionante Valencia, también con un penalti transformado por Rubén Pérez.

Se niega a doblar la rodilla el conjunto de Aguirre. Por momentos lo tuvo más que complicado. Jugó más de media hora en inferioridad numérica por expulsión del argentino Jonathan Silva por una dura entrada. Resistió.

Tuvo un penalti, también por mano, en contra, pero Iván ‘Pichu’ Cuéllar detuvo el lanzamiento de Dani Parejo. Y aguantó el acoso final del Valencia para firmar una victoria y su tercer partido sin encajar para mantener opciones de salvación.

Está igualado a puntos con el Mallorca. Ambos están a tres tan solo del Alavés, que recibe este lunes al Getafe, y a cuatro del Celta. El Leganés ha pasado de estar cerca del desahucio a soñar con la salvación, aunque obviamente necesita agrandar el milagro.

El Valencia, de nuevo desangelado y desacertado, desaprovechó una magnífica opción y perdió la iniciativa en el pulso por entrar en Europa, que de momento pasa al Athletic.

No obstante, la igualdad es tremenda. A falta de los partidos del lunes, hay cuatro equipos en un punto. El conjunto bilbaino y la Real Sociedad tienen 51 y 50 suman Valencia y Granada, que recibe al líder Real Madrid, al que la victoria le es muy necesaria en su lucha con el Barcelona.

Raúl García selló el triunfo del conjunto de Gaizka Garitano en La Nucía con un doblete en la primera parte. Suma ya quince dianas el navarro.

Aunque acortó distancias el Levante por medio del macedonio Enis Bardhi antes de entrarse en el tramo definitivo, esta vez los de Paco López no pudieron evitar la derrota, como habían hecho con anterioridad ante otros equipos de postín. Fue el único partido dominical sin penaltis. EFE

jap/apa