Ana Belén, «hija del aire eterna», recoge el premio Corral de Comedias

15 julio, 2020
Ana Belén, «hija del aire eterna», recoge el premio Corral de Comedias

Concha Barrigós.
Almagro (España), 15 jul (EFE).- Ana Belén (Madrid, 1951), «hija del aire eterna» y «referente de la ética pública del país», ha recibido esta noche el Premio Corral de Comedias del Festival de Almagro en medio de una gran ovación, preludio de la inauguración de un certamen que es «mascarón de proa» en la vuelta al teatro.
La 43 edición del festival, que comienza esta noche en esta localidad manchega con el estreno de «En otro reino extraño», a cargo de la Joven Compañía Nacional de Teatro Clásico (JCNTC) es el primer certamen escénico que se celebra en España tras la pandemia aunque durará dos semanas menos con el 30% del contenido que tuvo el año pasado.
El acto de entrega e inauguración del festival ha estado presidido por el ministro de Cultura y Deporte, José Manuel Rodríguez Uribes, y en el han participado, entre otros, el escritor Vicente Molina Foix, que ha hecho la «laudatio», las actrices María Barranco y Manuela Velasco y el pianista Ivan Melon Lewis, que ha interpretado varios de los éxitos de Ana Belén.
La artista, que ha estado acompañada por su marido, el cantante Víctor Manuel, ha dedicado su premio a todos «los que nos han cuidado y protegido» en este tiempo, «porque ellos son los importantes».
Ha recordado que la primera vez que estuvo en Almagro solo existía el Corral de Comedias como teatro en la localidad y que allí hizo, en 1868 y dirigida por su «maestro» Miguel Narros, el papel de Escobarillo en «El rufián Castrucho» y luego vinieron «El sí de las niñas» y, sobre todo, ya en 1989 «La hija del aire», en el que interpretaba a «una bestia de mujer», Semíramis.
«Mis referentes en el teatro lo han sido también en la vida», ha dicho la actriz, y ha citado a Narros o Julieta Serrano, la que le decía «haz algo mal, Ana, haz algo mal», según recordaba en declaraciones a EFE el director José Carlos Plaza.
«Me gustaría decirle a los jóvenes -ha añadido la premiada- que luchen, se preparen, exijan mucho y no se conformen».
El ministro ha subrayado que era importante premiar a Ana Belén porque es «un referente de la ética pública de este país» y ha destacado el significado que tiene para el teatro después de estos «durísimos meses» la inauguración del festival: «es un día grande y es para estar felices y esperanzados», ha apostillado.
Tras leer Manuela Velasco un fragmento de «La hija del aire», y María Barranco explicar que la Transición «no se entendería sin Ana Belén cantando», Molina Foix ha «descubierto» que existe «un método Belén» de trabajo.
Consiste «simplemente», ha dicho, en que desde el primer día en que la compañía lee en voz alta el texto de la función, ella «parece retenerlo entero en la memoria y es un placer oírla con su nítida y refinada dicción de solista formando con los demás un conjunto».
Ha recordado de su repertorio clásico su «Antígona», dirigida por uno de sus maestros, Miguel Narros; el «Tío Vania», de Chejov, dirigido por William Layton, o «La casa de Bernarda Alba», con José Carlos Plaza al frente.
Plaza, ha recordado Molina Foix, es el director con el que más veces ha trabajado Ana Belén -ocho obras y diez conciertos- «y nadie que viese su Semíramis de ‘La hija del aire’, en el montaje de Lluís Pasqual, ha podido olvidar su dominio del verso».
Hubo un tiempo, ha añadido, en que muchos padres de toda España le ponían a sus hijas el nombre artístico «de la niña nacida como Pilar Cuesta»: «querían hacerla como de la familia en razón de los muchos momentos de gozo, de emoción, o de canturreo en la ducha, que la primordial Ana Belén les había regalado tantas y tantas veces, y tanto tiempo».
Ana Belén, ha dicho el director del certamen, Ignacio García, «nos hace comprender cuántos universos caben en una sola mujer, en la que vive toda la historia del teatro, en esta hija del aire eterna, cuyos versos e ideas siguen flotando por estas calles».
Tras invitar al auditorio a guardar un minuto de silencio en homenaje a las víctimas del coronavirus, García ha apuntado que «el mal ha sido mucho y duradero» pero ahora «comienza el tiempo del bien».
«Todo es diferente este año y tiene otro valor. Almagro es siempre un milagro teatral y este año lo será más que nunca como símbolo de todo lo que somos capaces de construir juntos (…) Será mascarón de proa en la vuelta a los teatros», ha recalcado,
Para el alcalde accidental de la localidad manchega, Jesús Santacruz, esta edición es «histórica» porque era muy importante, después de que la pandemia «lo pusiera todo patas arriba», que el festival se celebrara.EFE
cb/cd
(foto)