Amazon luce músculo con unas Navidades de récord y la buena marcha de la nube

1 febrero, 2019
Amazon luce músculo con unas Navidades de récord y la buena marcha de la nube

San Francisco, 01 feb (EFE).- Amazon presentó este jueves sus resultados correspondientes a 2018, un año en el que ha consolidado su buen momento apoyado, entre otras cosas, en una campaña navideña que batió todos los récords y en el crecimiento de su negocio de servicios en la nube, Amazon Web Services.

La firma de Seattle (estado de Washington, EE.UU.) facturó durante las pasadas Navidades (que en EE.UU. incluyen el “Black Friday” y que son tradicionalmente el momento de más ventas de todo el año) un 20 % más que en la temporada festiva de 2017.

Este crecimiento se apoyó de forma muy sustancial en las ventas de dispositivos como Echo, Echo Dot y Fire TV Stick 4K, y las suscripciones de pago a sus servicios.

“Alexa (el asistente virtual de Amazon) estuvo muy ocupada durante las Navidades. Echo Dot (el dispositivo físico desde el que se interactúa con Alexa) fue el producto más vendido de toda la oferta de Amazon a nivel global”, indicó durante la presentación de las cuentas el fundador y consejero delegado de la empresa, Jeff Bezos.

Los pasados doce meses también sirvieron para apuntalar la gran apuesta de futuro de la empresa, su plataforma de servicios en la nube, Amazon Web Services, cuyas ventas experimentaron un crecimiento interanual del 47 % hasta situarse en los 25.655 millones de dólares.

Así, la compañía de Bezos mantiene su liderazgo en el negocio en la nube con un considerable margen con respecto a su más inmediato competidor, Azure de Microsoft, que el miércoles anunció una facturación de 17.945 millones en este segmento.

Las cuentas presentadas hoy fueron las primeras que incluyeron los efectos de la subida el pasado mes de octubre del salario mínimo de todos sus empleados -incluyendo aquellos con contrato temporal- en Estados Unidos y el Reino Unido hasta los 15 dólares por hora (10,5 libras en el caso de la Gran Bretaña).

En total, Amazon triplicó en 2018 sus beneficios respecto al año anterior, al alcanzar los 10.073 millones de dólares netos, e ingresó 232.887 millones, un 31 % más que los 177.866 millones facturados un año antes.

Los inversores de la empresa, por su parte, ganaron 20,14 dólares por título, frente a los 6,15 de 2017.

La firma de Bezos obtuvo unos resultados de explotación (antes de intereses e impuestos) de 12.421 millones, lo que supuso triplicar los 4.106 conseguidos en 2017.

Por mercados, las ventas de la compañía en Norteamérica crecieron durante los pasados doce meses un 33 %, mientras que en el resto del mundo lo hicieron un 21 %.

Aunque todavía sigue siendo un actor muy menor en comparación con los auténticos gigantes del mercado (Google y Facebook), poco a poco Amazon también va ganando terreno en el ámbito de la publicidad online, cuyos ingresos aumentaron un 95 % para la empresa el pasado año hasta los 3.390 millones de dólares.

En este campo, la ventaja con la que juega Amazon es que dispone de información precisa y al momento sobre cuándo un internauta ha comprado un producto determinado en su plataforma; unos datos a los que los anunciantes dan mucha importancia para poder posicionar mejor sus productos y dirigirse a los clientes adecuados.

Amazon también publicó sus expectativas de resultados para el primer trimestre de su año fiscal 2019, en el que espera ingresar entre 56.000 y 60.000 millones de dólares, lo que supondría un crecimiento de entre el 10 y el 18 % con respecto al primer trimestre de 2018.

En los próximos tres meses la empresa espera obtener unos resultados de explotación de entre 2.300 y 3.300 millones, por encima de los 1.900 millones conseguidos entre enero y marzo de 2018.

Los buenos resultados de la compañía, sin embargo, no convencieron a los inversores en Wall Street, y las acciones de Amazon se dejaban un 0,8 % hasta los 1.704,01 dólares por título en las operaciones electrónicas posteriores al cierre de los mercados neoyorquinos. EFE

arc/ssa/dsc