Alertan sobre cierre de radios bolivianas por trabas para renovar licencias

19 de marzo de 2016
Alertan sobre cierre de radios bolivianas por trabas para renovar licencias

La Paz, 19 mar (EFE).- La Asociación Boliviana de Radiodifusoras (Asbora) alertó sobre el posible cierre de al menos medio millar de emisoras en el país por un decreto que ha dificultado la renovación de licencias para esa actividad y que, según la entidad, vulnera la Constitución y la Ley de Telecomunicaciones.

La alerta fue lanzada en un acto transmitido en una inédita cadena nacional de los centenares de radios afiliadas a Asbora, con motivo del Día del Radialista Boliviano, que se celebra este sábado.

El presidente de la entidad, el veterano periodista deportivo Alfonso ‘Toto’ Arévalo, denunció que el organismo regulador, la Autoridad de Telecomunicaciones y Transporte (ATT), “está rechazando las solicitudes de renovación de licencias queriendo aplicar un decreto supremo que es totalmente contrario a la ley”.

La citada norma establece que una vez finalizado el periodo de la licencia, la radio deje de operar y en caso de querer acceder a una frecuencia, lo haga mediante una “licitación pública”, lo que, según Arévalo, “provocaría el cierre paulatino de más de 500 emisoras a nivel nacional”.

“Somos radioemisoras con historia, con trayectoria, y muchas ya han cumplido más de 50 años al servicio de la población, situación que no puede desconocerse con la aplicación indebida de una norma que las haría desaparecer de la noche a la mañana”, sostuvo Arévalo.

El decreto cuestionado por Asbora reglamenta a la Ley de Telecomunicaciones.

El presidente de Asbora señaló que la Ley de Telecomunicaciones establece que la vigencia de las licencias es de quince años, con la posibilidad de renovarlas por una sola vez por igual período, siempre que el titular cumpla con los requisitos legales.

Indicó que hubo compromisos de legisladores y autoridades sobre el respeto al derecho de la renovación de licencias, pero que pese a ello, la ATT hace una interpretación “equivocada” de las normas.

Arévalo afirmó que “un decreto reglamentario no puede estar por encima de una ley”, por lo que Asbora planteará a las autoridades modificar los artículos de esa norma “que no permiten o dificultan la renovación de licencias para el servicio de radiodifusión” para “corregir el error y la contradicción” que plantea el reglamento.

La entidad también propone una resolución ministerial que apruebe el procedimiento de renovación de licencias para las radios, “ante la ausencia de una normativa específica” al respecto, a diferencia de los otros sectores de telecomunicaciones que sí tienen una norma y “están realizando su trámite de renovación sin mayor dificultad”.

Arévalo señaló que el eventual cierre de las emisoras por falta de licencia ocasionaría un problema laboral “muy grave” que “afectaría a más de 2.500 familias de trabajadores que deberían ser despedidos con las consecuencias que generaría esta situación”.

Criticó que la ATT, sin respetar los “derechos adquiridos” de las radioemisoras, ya obligó a varios afiliados a Asbora a cambiar sus sitios en el dial y “a costa” suya liberaron en cada ciudad 17 frecuencias “para que sean distribuidas a otros sectores”.

Añadió que “con una adecuada y realista distribución de las frecuencias en las ciudades y localidades” es posible que operen “sin ningún conflicto” las radios “estatales, comerciales, comunitarias e indígenas campesinas”.

La Ley de Telecomunicaciones, promulgada en 2011, otorgó al Estado un 33 % del espectro electromagnético, otro tanto al sector privado, un 17 % a organizaciones indígenas e igual porcentaje a comunidades campesinas.

Cuando se debatió la aprobación de aquella norma en el Congreso, los gremios de periodistas criticaron la distribución porque en la práctica significaría que el Gobierno iba a controlar hasta el 67 % del espectro debido a su relación con los sindicatos, con el riesgo de que los medios privados sean desplazados y pierdan sus licencias.