Alertan a CIDH por protocolos secretos de uso de la fuerza en Policía chilena

6 marzo, 2019
Alertan a CIDH por protocolos secretos de uso de la fuerza en Policía chilena

Santiago de Chile, 6 mar (EFE).- El Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH) informó este martes que alertará a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) por el establecimiento de 10 protocolos (procedimientos) secretos para el uso de fuerza que antes no existían en Carabineros.

Los decretos de uso de fuerza de Carabineros fueron publicados este lunes en el Diario Oficial.

La difusión estuvo determinada por los plazos establecidos en una solución amistosa a la que llegaron la CIDH y el Estado de Chile tras la muerte del comunero mapuche Alex Lemún, en Ercilla en un operativo policial en 2002.

Sin embargo la entidad alegó un supuesto incumplimiento del Gobierno del compromiso de incluirlos en la redacción del decreto.

«Este protocolo le da a Carabineros una autonomía que no impide que se sigan produciendo muertes como la del joven Camilo Catrillanca», advirtió la directora del INDH, Consuelo Contreras.

Catrillanca murió el 14 de noviembre de un disparo en la nuca realizado por un policía mientras se desplazaba en un tractor, junto a un menor de 15 años, en la comunidad de Temucuicui, donde vivía, durante un operativo de Carabineros contra unos supuestos ladrones de automóviles.

Contreras aseguró a los periodistas que fueron excluidos de la redacción del documento y solo participaron con el Ejecutivo en una reunión informativa, una versión que desmienten desde el Palacio de Gobierno.

Más allá de su participación, el INDH informó que alertará a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, del nuevo decreto policial -acogido al régimen de secreto que contempla el código de Justicia Militar- que deja un amplio espacio a la interpretación, que no impediría el uso desproporcionado de la fuerza por parte de la Policía uniformada.

En declaraciones al portal La Tercera, Contreras recalcó que el protocolo no cumple con el objetivo de ser una guía concreta para el uso de fuerza.

«Se trata de que no haya espacio para la interpretación. Por ejemplo, dice que las manifestaciones ‘deben ser tranquilas’. Eso es un concepto subjetivo porque en cualquier marcha hay gritos o sea daría espacio para la intervención de Carabineros», aseveró.

Contreras también apuntó a que el protocolo abre espacio para el uso indiscriminado de elementos químicos, porque no especifica si se deben usar en espacios abiertos o cerrados.

Hizo hincapié en la necesidad de que el uso de la fuerza por parte de Carabineros «esté regulado por ley y dependa del poder civil».

A propósito del uso desmedido de la fuerza por parte de la policía, la Justicia chilena condenó este martes el exsargento de Fuerzas Especiales de Carabineros, Manuel Noya, como autor del delito de «violencia innecesaria».

El 21 de mayo de 2015, Noya fue el encargado de operar un carro lanzaagua (guanaco) cuyo chorro de alta presión impactó directamente contra el universitario Rodrigo Avilés, dejándolo con graves lesiones.

El hecho ocurrió en medio de los disturbios que tuvieron lugar en Valparaíso debido la cuenta pública presidencial, provocándole al estudiante un traumatismo encéfalo craneano, con pérdida de conciencia, debiendo ser inducido en un coma y sometido a cirugías craneanas, quedando con secuelas neurológicas.

En el momento de recibir el chorro de agua, Avilés ni siquiera se encontraba en la calle impidiendo el normal tránsito que podría haber sido un motivo para que el policía actuara con el cañón del carro lanzaagua. EFE

mc/cav