ACNUR acelera su respuesta ante el numeroso regreso de refugiados a Nigeria

1 de junio de 2017
ACNUR acelera su respuesta ante el numeroso regreso de refugiados a Nigeria

La Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) aceleró su respuesta humanitaria para ayudar al elevado número de refugiados que regresan de Camerún al noreste de Nigeria por voluntad propia, informó hoy un portavoz.

Más de 12.000 refugiados regresaron en mayo a Nigeria y solamente la semana pasada volvieron 1.800 en un solo día, flujo que se redujo no obstante a 24 el pasado lunes, indicó en un comunicado el portavoz de ACNUR Babar Baloch.

Los refugiados llegan en condiciones difíciles a la ciudad de Banki, cerca de la frontera entre Nigeria y Camerún, que ya de por si coge a una población de casi 45.000 personas desplazadas internamente y que no está preparada para recibir además un gran flujo de refugiados retornados, señaló.

En Banki, y también en ciudades cercanas, el acceso para la ayuda humanitaria es muy limitado y depende en su mayoría de la disponibilidad de escoltas militares.

Dado que la mayoría de los refugiados no pueden proseguir su viaje hacia sus ciudades de origen, donde la seguridad permanece incierta “existe una necesidad urgente de terrenos adicionales para más refugios y otras instalaciones” en Banki, sostiene ACNUR.

Los retornados tienen que dormir en el suelo o a cielo abierto ante la falta de tiendas de campaña y, al no disponer de combustible para cocinar, tienen que quemar plásticos.

Las instalaciones sanitarias también preocupan a ACNUR, dado que lo poco que hay no llega a toda la gente y hay poca separación entre las áreas donde se lava la ropa y el lavatorio.

Apenas existen sistemas de drenaje y recogida de agua, lo que, junto con la temporada de lluvias que se acerca, puede generar enfermedades transmisibles por el agua.

ACNUR y el Gobierno de Nigeria advirtieron a los refugiados en Camerún de que el ritmo de retornos actual pone bajo una presión insostenible los servicios existentes y crean nuevas emergencias ante las cuales la capacidad de respuesta es muy limitada.

ACNUR transportó ya 1.500 refugios a Banki junto con paquetes de ayuda no alimentaria, pero la asistencia alimentaria “es una necesidad urgente”, recalcó la agencia de la ONU.

La decisión de regresar la toman los propios refugiados, entre otras cosas porque sufren condiciones difíciles en el campo de Minawao en Camerún o necesitan volver a su país para la temporada agrícola, afirmó ACNUR.

La situación en Nigeria y Camerún forma parte de una crisis más amplia en la cuenca del lago Chad, entre otras cosas por las actividades del grupo terrorista nigeriano Boko Haram y otros factores como la sequía, que ha desplazado a más de 2,7 millones de personas, entre ellas 201.000 nigerianos. EFE